Cuba Free Press
Columna del Lector Jose Martí
Artículos selectos de los participantes del foro    

Esteban Casañas Lostal
 
  ¤ Si un día el Norte fuera el Sur
  ¤ Alina, la hija rebelde de Fidel Castro
  ¤ La permuta
  ¤ Retrato de una comunista cubana
  ¤ Retrato de un comunista cubano
  ¤ Los Vendepatrias
  ¤ Basta de medallitas, escuelitas y hospitales
  ¤ El dólar, la familia y la libertad
  ¤ Oh bloqueo cuánto te amo
  ¤ Hambre y miedo
 
   

"""RETRATO DE UNA COMUNISTA CUBANA"""

La mujer cubana es adorable, compartí con ellas en mis años mozos y en otros menos distantes. Se distingue de todas las mujeres del planeta por muchas cosas, ese andar cadencioso, sensual y provocativo es una de las características externas que la hacen particularmente bellas. Son fieles, amigas, buenas madres, muy aseadas, poco exigentes en cuanto a posiciones económicas se refiere a la hora de ofrecer amor, son laboriosas y gustan de tener su casa limpia, en fin, son tantas cosas positivas que sumadas las convierten en un amor.

Hay sin embargo sus excepciones, no todo lo que brilla es oro, la mujer cubana se ha visto también afectada por ese veneno inyectado en nuestra sociedad, y que ha contribuido a la división de toda nuestra familia, ellas cayeron en la misma trampa que los negros y los campesinos.

Cuando arribaron esos vientos tormentosos y huracanados destruyendo todo lo que se encontraba a su paso, con el sano propósito de construir una sociedad nueva, de esos cúmulos nimbus ennegrecidos con sus cargas de odio, cayeron sobre sus cabezas como una lluvia torrencial, todas las nuevas consignas y lemas; " Ha llegado la hora de la liberación de la mujer", "Llegó la emancipación de la mujer", "Se libera la mujer cubana del machismo a la que fue sometida por siglos", etc., etc.

Con aquellas consignas cayeron fulminadas millones de ellas; ¡Abajo el machismo! Dirían muchas, dando así origen a una guerra silenciosa entre los machos y las hembras, guerra que nunca había existido y menos aún en un pueblo donde por idiosincrasia, los hombres han sido muy galantes y caballerosos con las mujeres, que hayan existido excepciones, es lógico, no hay reglas sin ellas, pero de ahí a calificar a los cubanos de machista me parece una gran infamia. Lo mismo sucedió con la creación de sentimientos de revanchas, donde los negros se desquitarían del racismo practicado durante décadas, algo incierto, pero que ha servido como arma para dividir al pueblo y se mantengan ocultos verdaderos sentimientos racistas, sin embargo, todas las cárceles cubanas están llenas de negros por delitos comunes, algo no ha funcionado, nada ha funcionado, son pocos los negros en las altas esferas del poder, ¿por qué?, la respuesta deben hallarla ellos mismos, tal vez nunca la encuentren.

Sería injusto si considerara a todas las mujeres comunistas de Cuba por este modelo que disfruté hasta el año 91, las niñas que dejé en la isla con diez años, hoy han cumplido los 20, o sea, son todas unas mujeres de vasta experiencia, si consideramos que los muchachos comienzan sus vidas libertinas y promiscuas desde que entran a la secundaria en el campo, fuera del control de los padres, otro de los ardides utilizados para dividir a la familia y ejercer el Estado un control absoluto de la juventud. Esas mujeres de hoy pueden ser mejores o peores que las anteriores, las de ayer, esas deben andar con las tetas caídas recogiendo el fruto de lo que sembraron con tanto entusiasmo.

El proceso de una mujer para llegar al Partido, fue mucho más difícil que para el hombre, en este aspecto ellos concibieron una sociedad machista. Generalmente ellas arriban a través de la Unión de Jóvenes Comunistas, que es la cantera de la que se nutre el Partido, pero, ¿quiénes son las muchachas que entran a la juventud comunista? Por regla general aquellas feas repulsivas en las que ningún muchacho se fija, deben haber algunos casos que se pudieran excluir, pero en los años que les narro era así.

Estas horrorosas muchachas, que además de no tener atractivos se vestían mal, no sabían bailar, eran poco sociables e introvertidas, dedicaban todo su tiempo al estudio y obtenían magníficas notas en los exámenes finales. Casi siempre, los primeros expedientes en las escuelas lo eran estas cenicientas, las otras, ocupaban sus tiempos libres en otras cosas no menos importantes para ellas, bailar, el sexo, el cine, la música, etc.

Estas feas crecieron y terminaron sus estudios, por el camino siempre apareció alguno que les hiciera el favor, siempre los hay, hombres del ejército, marinos y aquellos en condiciones similares a las de ellas. Luego, quedarían tal y como llegaron al mundo, solas, y el mejor de los casos como madres solteras. No las abandonaba eso si, esa carga de odio y desprecio originado por las frustraciones sufridas en la vida. Con ese amargo carácter muchas ascendieron vertiginosamente hasta ocupar cargos de dirección, que en Cuba llaman "Dirigentes". Estas mujeres en aquellos puestos se convertirían en los seres más implacables que se haya conocido en cualquier dirección, descargaban la mayor carga de su odio con las mujeres, peor aún si eran jóvenes atractivas y codiciadas por los hombres. Por nada de la vida se conmovían ante los problemas que pudieran presentarles aquellas mujeres madres, eran despiadadas.

Sin embargo, estas despreciables mujeres tenían su talón de Aquiles que era aprovechado por astutos hombres, hasta llevarlas a delinquir y cometer fraudulentas acciones, que por regla general las conducirían al total fracaso. Faltas de hombres como casi siempre se mantenían, se les acercaba uno de ellos con un propósito muy bien definido, la satisfacía en ese terreno de los placeres carnales para ellas vedados y cuando menos lo esperaban, se encontraban en un callejón sin salida, poco más tarde volverían a su antiguo status, la soledad, pero ahora sin esos puestos desde donde poder humillar y terminaban siendo mucho más libertinas que cualquier otra mujer.

Estas mujeres comunistas no son buenas para esposas, nunca permanecen mucho tiempo continuo en la casa, recuerden que estarán dedicadas por entero a las actividades partidistas, reuniones, trabajos voluntarios, círculos de estudios, escuelas orientadas por el Partido, marchas, movilizaciones, actividades agrícolas, las milicias, la federación, el comité de defensa y en último caso, las misiones internacionalistas.

Ninguna mujer con este cúmulo de actividades podrá dedicarle tiempo a su hogar y hasta llega a considerarlo un estorbo en su vida, considerando más interesantes y atractivas todas esas actividades rodeadas de compañeros. La casa se pudría en ******s si no era atendido por un complaciente marido, que como regla general, tenía que aceptar todas esas actividades por su condición de militante también, estas mujercitas eran malas para las labores culinarias también.

Qué decir para calificarlas como madres, malas, sencillamente malas madres que resolvían sus problemas metiendo al bebé en un círculo infantil y así becado hasta la adultez, por esas razones es que de familias comunistas surgen la mayoría de los gusanos actualmente. Esa mujercita, en las actividades partidistas fuera de su casa llegaba a tener relaciones con algunos de sus compañeros, pero para ese entonces, el Partido no sancionaba la infidelidad, aquellos tiempos donde el Partido llamaba a sus militantes y les informaba sobre la traición de sus mujeres (casi siempre eran ellas), dándole a escoger entre la organización y la pareja, acabaron. Llegaron a comprender que de continuar ese camino tan severo, se quedarían sin militantes. Sin embargo, aun comprobadas sus infidelidades y libertinajes, su promiscuidad y todo por lo que se pudiera calificar a una mujer no militante como ****, no era aplicable a estas compañeras, se ajustaba más bien el calificativo se "compañeras sociables".

Eran malas esposas y malas madres como hemos visto, sin embargo, eran magníficas militantes y eso era lo que le importaba al Estado en su paso destructivo sobre nuestra sociedad, para aquel que intente desmentir esto deseo recordarles, la estancia de estas "compañeritas" en Angola, la mayoría dejó tras de sí hogar, hijos y esposo sin importarles nada. Sin temor a equivocarme puedo afirmar que el 99.99% de ellas engañó a sus maridos en varias oportunidades. Esta observación me provocó sonadas discusiones con familiares y amigos, aún así, actualmente no me retracto de esto que dije aquella ocasión y repito nuevamente. Todas las que permanecieron en Angola, lo hicieron como "Bancos de Esperma" . Esa que pertenece al 00.09%, debe hacer trámites con el Papa para santificarla y hacerle una capilla en el Vaticano.

Fueron o son un verdadero desastre esas "camaraditas", las de ayer que hoy andan con las tetas caídas, las de hoy que andan como las de ayer con sus cargas de frustraciones y odio, faltas de machos generalmente y viviendo con doble moral, porque como dije anteriormente, ellas son en extremo inteligentes y bien preparadas, y una persona con esa preparación sabe perfectamente que lo que existe en Cuba no es socialismo, ni ellas son comunistas.

Todas aquellas que no son cubanas y no necesitan ser seleccionadas como en la isla, son todo lo anterior, pero, lo realizan por vocación, son lo que son, "sociables voluntarias".

Esteban Casañas Lostal
Montreal..Canada
2001-03-03

[ Página de Esteban en el Internet ]     [ Regresar al Foro ]
   

CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: webmaster@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.