Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

04 de Marzo del 2002

REFLEXIONES A LAS PUERTAS DE UNA FERIA QUE CULMINA. Manuel Antonio Brito, del BPI, para Cuba Free Press.

La Habana.- La XI edición de la Feria del Libro de la Habana cerro sus puertas en horas de la noche del domingo 17 de febrero.

Al decir de los organizadores y los comentaristas oficiales , el evento resulto una “ verdadera fiesta popular de la cultura” . Las cifras preliminares sitúan los visitantes alrededor de los 300 mil y los libros vendidos en unos 700 mil , Pero, al margen de estas cifras , nada despreciables por cierto, podría ¿ Que reflexiones podrían derivarse de este acontecimiento cultural ?

La Prensa, casi de forma unánime , coincide en destacar la enorme afluencia de publico a las instalaciones de la exposición. Un visitante extranjero, al parecer ingles, entrevistado por la televisión nacional se mostraba asombrado por la muchedumbre que se arremolinaba en los patios y pasillos de la otrora Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.}

Lo que no podían saber los visitantes extranjeros y, que por supuesto, no referían los comentaristas nacionales era que desde la Feria anterior hace ya un año las librerías de la Capital habían estado prácticamente carentes de títulos sugestivos , por no decir de libros.

Fue la necesidad de encontrar una literatura sugerente , y, por que no distinta a la que le ofrece rutinariamente las librerías del País, lo que motivo que miles de cubanos se desplazaran en una agónica travesía que representaba horas de cola , primero para coger el ómnibus y después para tener acceso a las dependencias donde se comercializaba el libro.

Por otro lado si bien es cierto que la cifra de 300 mil visitantes, resulta significativa, no es menos cierto que la población actual de La Habana, sobrepasa con creces los 2 millones de habitantes , lo que unido a su tradicional población flotante y a los miles de “indocumentados” que radican en ella sin estar censados , podía elevar la cifra real de residentes a unos 2,5 millones . Esto significa que solo uno de cada 8 habaneros pudo llegar al interior de la Cabaña. No es extraño que algunas voces de funcionarios hayan reconocido que el lugar ya resulta pequeño.

Mención aparte merecen los títulos publicados .Comenzaremos por reconocer que todo libro es valioso aunque recoja ideas y criterios que no son las que sustentamos.

Pero, seria interesante preguntarse ¿ por que los editores se empeñan en reeditar una y otra vez títulos que están en la Biblioteca personal de cualquier familia cubana preocupada porque sus tiernos retoños crezcan en amor de la lectura.

Verne y Salgari serán siempre autores que despierten el interés y la pasión por la aventura en los jóvenes lectores; pero , en el mundo de hoy , hay muchos otros autores además de Verne y Salgari, capaces de motivar e incentivar con temas actuales y de interés científico.

Se ha repetido hasta la saciedad que esta Feria ha sobrepasado con creces los meritos de la pasada. Sin animo de polemizar se podría argüir que muchos de los asistentes a la edición anterior dirigieron sus pasos a la Feria en busca de un determinado titulo que resultaba novedoso y que había sido previamente anunciado( El Ulises de Joyce o el Alenxadros de Malfredi, por solo citar dos casos ); en esta los amantes de la literatura universal, lo hicieron motivados solo por la esperanza de lo inesperado. No puede decirse que no había buena literatura universal , la había...solo, que en los estantes de las editoriales extranjeras, y por supuesto en dólares.

Capitulo aparte, merecen las ediciones de Maestro dirigidas al publico infantil. En esta ocasión numerosos trabajos incluidos , originalmente en la Edad de Oro fueron editados de forma independiente . Hasta aquí ,la idea parece ser loable. Pues no solo contribuye a formar en los niños la capacidad de seleccionar lo que mas les guste, sino que hace accesible la obra a aquellos de mas bajos ingresos , pero ¿ por que esperar a una Feria para leer a Martí. En nuestra opinión las obras del Apóstol deben estar siempre al alcance de cualquier lector y de cualquier bolsillo.

Una reflexión final, a manera de Epilogo: la Feria que acaba de concluir demostró la avidez por la lectura y el deseo de entrar en contacto, tanto con lo mejor de la obra literaria nacional como extranjera, pero esa avidez no nació de la actual coyuntura social que vive la Nación , sino que es el fruto de un largo proceso histórico que dura ya mas de dos siglos.

Ya a fines del siglo XVIII, los criollos se diferenciaban de los peninsulares por su alto nivel de instrucción. Los padres fundadores de la nación Cubana , en el siglo XIX, desde Varela a Martí son admirados universalmente no solo por lo avanzado de su pensamiento político, sino también por el profundo conocimiento que tenían de lo mas avanzado de la cultura universal.

Ya entrado el siglo XX, Cuba era famosa no solo por ser una plaza fuerte en lo que importación de libros se refiere, sino también a la edición de publicaciones conocidas mas allá de nuestras fronteras ; baste decir la aceptación que gozaba la Revista Bohemia en el hemisferio, para comprobar lo dicho anteriormente.

En las librerías cubanas antes de 1959, podía encontrarse lo mejor de la literatura mundial independientemente de la afiliación política de los autores que la produjeron. Sin duda alguna , la gran limitante de esta XI edición de la Feria del Libro de La habana , al igual que de las que la precedieron , haya sido el carácter selectivo , por razones ideológicas de los autores y las obras que en ella se expusieron.

Reportó, Manuel Antonio Brito, del BPI, para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2002 - Cuba Free Press, Inc.