Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de Enero del 2002

UNA NOTICIA QUE MANTIENE LA NOTICIA A PESAR DEL TIEMPO. José Maria González, Economista Independiente, para Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Hace algún tiempo los funcionarios de la ONAT, Francisco Rodríguez Cruz, publico bajo el Titulo “Las metas hacen daño,” un articulo en el periódico Trabajadores, donde criticaba la imposición de multas a cuentapropistas para cumplir metas y otras practicas nocivas que afectan la calidad del trabajo del Trabajo Profiláctico que deben desarrollar los inspectores en la lucha por erradicar la indisciplina social que nos afecta.

Citando un informe del Ministerio de Finanzas y Precios, Rodríguez Cruz señalaba en aquella oportunidad que “a pesar de incrementarse en 238 mil multas mas que en 1996- no fue acompañado de una mejoría en la calidad de la imposición por los Organismos encargados de aplicarlas”. Continua señalando: “Entre oras causas, detrás de estas deficiencias se esconde, a juicio de especialistas del Ministerio de Finanzas y Precios, una practica muy perjudicial que nadie oficialmente reconoce, pero muchos aplican: el establecimiento de multas o normas de multas a imponer por inspector, ya sean diarias, mensuales o con otra periocidad ”. Algo éticamente inaceptable, máximo mecanismo para aumentar la “productividad” de los inspectores, como señala Rodríguez Cruz.

También señalo. “ciertamente se dice que la cantidad de multas impuestas no refleja el nivel de indisciplina social que se observa en numerosas esferas de la vida cotidiana, sin embargo, establecer estas metas numéricas alejan, mas que acercar ese propósito”. Nosotros afirmamos que más que acabar con la indisciplina social, la incrementa, por ser portadora de una carga de injusticia que proviene de funciones que actúan a nombre del Estado, lo que no se entiende y exacerban odios contra la legalidad y el Orden Publico, por venir ese castigo de las autoridades que representan ese Orden. Nadie puede entender que por una arbitrariedad administrativa, una multa que no se justifica , una sanción desmedida para la infracción detectada, si es que existe, un ciudadano que actúa legalmente puede perder en un momento , por una apreciación “cogida con alfileres”, el trabajo de varios meses por lo desproporcionadas de esas multas.

Es posible que exista “todo un trabajo de prevención , alerta para evitar las conductas infractoras como comentara Rodríguez Cruz, pero no es lo que se comenta en la calle por cuentapropistas y otros ciudadanos victimas de esa nociva practica oficial , los que han sufrido una penalización por algo que no entienden , por una contravención discutible o en algunos casos exagerada.

Conocí de una multa impuesta a un zapatero del barrio por unas puntillas que utilizaba al momento de ser inspeccionado, no tenia factura, pero señalo su procedencia, compradas el día anterior en la Tienda de productos industriales del Centro de la Ciudad. Apurado no solicito el comprobante de compra y eso le costo 400 pesos, un mes de trabajo perdido. El inspector no le permitió que fuera a la Tienda y reclamara el comprobante. Se negó a regresar una hora mas tarde y verificar la legalidad del material, usado por el cuentapropista en cuestión.

Se ajusto estrictamente a lo que dice la norma, sin considerar que ese trabajador perdía un mes de trabajo con la multa que le aplicaba. El zapatero además debía quedarle agradecido, porque le impuso la multa menor, pues la norma establece como máximo 750 pesos y la notificación del retiro de la Licencia por un término mínimo de dos años.

Hay infinidad de ejemplos mas, si hacemos una convocatoria pública para conocer a los que se consideran afectados por multas injustas no alcanzaría teatro alguno para reunir a los asistentes.

Hay que decir que el nivel profesional de la inspección en general ha aumentado notablemente en los últimos años, pero no se puede asegurar que esas prácticas se han eliminado. Son arraigos casi imposibles de eliminar, forman parte de métodos y estilos de trabajo que se han empleado durante muchos años.

En el primer trimestre del año anterior, coincidí con el Director de uno de los Organismos de la Provincia, que rectora la actividad de los cuentapropistas y decía que el Municipio de Los Palacios en Pinar del Río, no se le pudo reconocer por su buen trabajo porque presentaba incumplimiento en el Plan de multas. Multas que no se habían impuesto porque no existían contravenciones, se había trabajado fuertemente en la labor profiláctica e informativa y los cuenta propistas no infringían las normas, no se detectaron en las inspecciones. Perdió el primer lugar, no cumplió el Plan de multas.

Un tema de vigencia que no podemos dejar atrás el caso de las fumigaciones. Casi a diario nos visitan empleados de la Campaña contra el Aedes Aeguiptys, fumigando e inspeccionando los hogares, es un esfuerzo por contener y eliminar el brote de dengue que se hace presente en estos días, en la Ciudad.

Un trío de inspectores se presento en nuestra vivienda, después de una minuciosa inspección, sin detectar violación alguna, nos manifestaron en la conversación “que todos los días antes de comenzar a trabajar, primero les chequean en un matutino el cumplimiento del Plan de multas y al que no cumplió le rebajan el 20 % de su salario que asciende a 198.00 pesos mensuales.

Reportó, José Maria González, para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.