Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

27 de Agosto del 2001

SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO. Rafael Contreras, para Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Los sueños se te fueron todos. Fue como una pompa de jabón enorme. Una pérdida irreparable. Eras una marioneta manejada por hilos invisibles de un sistema impuesto, Ahora eres lo mismo. Un derrotado por las circunstancias, un oportunista frustrado.

Pienso todo eso mientras miro a mi vecino. Fue policía de otro tiempo en este mismo gobierno. Fue delator, camionero, proxeneta y negociante. Se movió siempre del lado del que soplaba el viento suave de la oportunidad. La vida le dio sorpresas indecibles y supo enfrentarlas. Para no dejar de ser fue un preso político, después cayó en el arrepentimiento. El verano lo sorprendió soñando.

Hasta hace poco sus sueños eran desvelos, sus veranos se tornaban fríos, lo atormentaban todas las cosas increíbles. Un verano nunca es frío, un invierno jamás caliente. Un policía devenido delincuente jamás será lo mismo. Pero Cuba es la Isla de los milagros.

La dirección del gobierno hizo un llamado desesperado de socorro. Una necesidad imperiosa de policías se anunciaba. Policías de todo tipo aparecieron, la tentación fueron los buenos salarios. En Cuba no abundan los buenos salarios para los de abajo. La palabra trabajo va en una maravillosa lámpara que solo pueden frotar los privilegiados a los que soportan mucho.

Supiste de lo anunciado y volviste a ser lo mismo. Otra vez policía. La piel del orden guardando los huesos del vicio, la extorsión, la lujuria, la traición bien elaborada. Otra vez policía, vecino. Mirando con odio visceral a los que compartieron ideas de subversión contigo. Tu sueño de verano hecho realidad en las paredes del otro. El sin oportunidades, el marginado, el ciudadano normal de esta Isla abarrotada de cansancio y tipos como tú que no tienen bandera.

Las sombras que amenazas confían en el sol de un día. Vecino, los que son como tú, serán de por vida condenados. Nadie olvidará tu daño. Ven presos añejados entre rumores de rejas, balseros muertos por dentelladas marinas. Tolerantes, vengadores, olvidados de hoy.

Te va a pasar la cuenta la marea. Vagarás errante por el nácar doloroso de los inventarios. Tu lengua se arrastrara sumida en anhelante saliveo de la roña, el odio en español, la mala hora de gritarte malo.

Pienso todo eso mientras miro a mi vecino. Abre la puerta de su casa y se le va cerrando para siempre la salida hacia la espera. Vendrá un mañana mejor para sus víctimas, vendrá un día largo que borre todo lo que tenemos hoy de sombras. Seis horas de gestación lleva la madrugada más oscura, para dar a luz sin falta, a la niña de la aurora.

Pasas por mi lado y entrecruzo los dedos. Alejo la mala suerte de tu aureola maldita. Mi cañón de luz no tiene aun su bala y así como el mío, hay once millones en la espera del final sonoro de la risa. Los mejores, que también tienen tus sueños y duermen a la espera de un verano inmediato.

Reporto, Rafael Contreras, Director de la Agencia Abdala para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.