Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

08 de Agosto del 2001

POR QUE NO FIRMAN EL PROYECTO VARELA Maria del Carmen Carro de Cuba Free Press.

La Habana.- Los jóvenes que integran el Partido Popular "La Joven Cuba", emitieron el pasado 8 de agosto una declaración donde argumentan el por qué no firman el "Proyecto Varela". Los miembros de esta organización, participaron el día 5 en el entierro de este documento efectuado en la localidad capitalina de Párraga.

¿ Por qué no firmamos el Proyecto Varela.?

El Proyecto Varela ha creado un gran debate entre sus partidarios y detractores. El Partido Popular "Joven Cuba", al negarse a apoyar dicho documento, ha sido objeto de críticas por quienes lo apoyan. Lo mismo le ha sucedido al resto de las organizaciones que decidieron no apoyarlo. Se ha llegado al extremo de considerar a algunos de nuestros miembros como agentes y partidarios del régimen de Fidel Castro, orquestándose a nuestro alrededor una campaña desacreditativa, por lo que consideramos necesario explicar las razones que nos impulsan a no brindarle nuestro apoyo al mencionado proyecto.

En Cuba se hace necesario presentar propuestas con un sentido de la realidad. Si nuestras alternativas no son conocidas por el pueblo, no se debe a un problema de legitimidad, si no de legitimación por parte del gobierno, que limita nuestra eficacia. Las fórmulas que presentemos deben ser concretas, pero amplias y abiertas. Propuestas que nos permitan movilidad, para que puedan ser alternativas. Un plebiscito, a diferencia del diálogo político, es estrecho en marco de movilidad y actuación.

Para nosotros, los derechos humanos no son plebiscitables, los derechos de las minorías deben reconocerse casi por doctrina. No se deben privilegiar unos derechos sobre otros si queremos democracia en nuestro país. El gobierno en el poder, debe respetar y cumplir íntegramente la Carta Universal de los Derechos Humanos.

Durante cuatro décadas, el régimen de Fidel Castro ha usado también el plebiscito como una fórmula para legitimar su dominación, justificando así el poder de una mayoría sobre una minoría. No es aconsejable que también nosotros sentemos el precedente de que las decisiones en un futuro las vamos a solucionar de esa manera, pues entonces, ¿cómo vamos a garantizar los derechos de las minorías ?

En las actuales condiciones de Cuba, no hay quien gane un plebiscito contra las autoridades, debido al control que tienen sobre las comunicaciones y la capacidad manipulativa que ejerce sobre los ciudadanos. Si el pueblo votara, al menos en apariencia, 51-49 contra el Proyecto Varela, ¿qué hacemos ? ¿dejamos de ser opositores ? ¿dónde quedarían nuestros derechos como minoría ?. Sabemos, con todas las evidencias en las manos, que el gobierno cubano no quiere dialogar. ¿Cómo pensar entonces que va a organizar su propia derrota ?

En cuanto al exilio, creemos que nuestros hermanos tienen todo el derecho y el deber de aportar y participar en las decisiones que tomemos sin exclusiones de ningún tipo. Y si se habla de amnistía, tiene que ser completa, incluyendo a los que se enfrentaron por la vía armada. Hay que respetar la memoria de quienes perdieron sus vidas, aunque nuestra posición es buscar la solución por un camino pacífico.

Supongamos que se gane el plebiscito y miembros de la oposición sean elegidos diputados a cualquier nivel de gobierno. Según el sistema electoral, los diputados deben jurar fidelidad a la Constitución, la patria y las leyes, lo cual traería como resultado que tendrían que dejar de ser opositores, ya que :

La Constitución, está hecha para perpetuar un gobierno unipartidista, ahora con Castro en el poder y mañana por cualquiera de sus acólitos. La Patria, según los comunistas, es la de los órganos represivos, como el Departamento de la Seguridad del Estado, las brigadas de respuesta rápida y los mecanismos de control masivo, llámense Comités de Defensa de la Revolución, u otros. Y por último, estos diputados opositores, tendrían que respetar las leyes y normas jurídicas que mantienen encarcelados a cientos de presos políticos.

En cuanto a la legalidad de la petición, si se recogieran las diez mil firmas, -tarea de por sí difícil-, no serán válidas sin la declaración jurada ante un notario de cada uno de los firmantes. Y en las condiciones actuales de represión ¿cuántos de esos firmantes, se atreverán a ir ante un funcionario del gobierno y expresar públicamente su oposición al sistema castrista ?.

Consideramos estas razones suficientes, aunque existen otras, pero haríamos muy largo este documento. Estamos conscientes de que hay muchos intereses en juego alrededor del Proyecto Varela, pero el mismo Padre Félix Varela nos enseñó que las verdades deben ser dichas aunque el mundo entero se nos oponga.

Queremos una democracia en nuestro país. Para lograr este objetivo hemos de aprender a vivir en ella, ya que en la pluralidad de criterios y el respeto al derecho ajeno están las fórmulas para lograr los cambios en Cuba. El que desea respeto, debe respetar.

Nosotros deseamos y trabajamos por la libertad y la democracia en Cuba y hay tres condiciones mínimas que le exigimos al gobierno :

1-Reconocimiento y legitimación de una sociedad civil que tiene sus propuestas para sacar adelante a nuestro país.

2-Libertad para los presos políticos sin excepciones.

3-Respeto y cumplimiento irrestricto de la Carta Universal de los Derechos Humanos.

Sólo entonces comenzará a hacerse realidad el sueño de nuestro Apóstol José Martí :"Una República justa y democrática con todos y para el bien de todos"

Tras la lectura del documento, los jóvenes patentizaron con sus firmas su aprobación e invitaron a otros opositores a realizar un estudio profundo sobre el Proyecto para que comprueben lo improcedente e inoperante del mismo, para lograr cambios en Cuba.

Reporto, Maria del Carmen Carro de Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.