Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

04 de Agosto del 2001

VIAJEROS DE LA LIBERTAD. Por Alex Fernández, para Cuba Free Press.

Eran las 3 de la madrugada del día 13 de julio de 1994, una embarcación se deslizaba silenciosa por las aguas de la bahía habanera rumbo norte, en la proa su nombre “13 de Marzo.” Abordo se encontraban 72 personas las cuales se disponían abandonar el país clandestinamente.

Minutos más tardes es interceptada por un guardacostas cubano que la sigue de cerca, guardando una distancia prudencial. A cada momento el guardacostas comunicaba a su estado mayor la situación de su posición.

A 7 millas de las costas de Cuba, donde nadie podría ser testigo de las verdaderas intenciones de los interceptores, éste comienza a embestir peligrosamente al remolcador levantando grandes olas que penetraban en su interior.

De inmediato muchos madres subieron a cubierta con sus hijos en brazos y los mostraban dando gritos de piedad y misericordia por la vida de los niños y la de ellos, los reflectores del patrullero se movían incansablemente escudriñando cada lugar, buscando cada movimiento en el interior de la embarcación.

Ante esta situación el guardacostas cubano gira bruscamente y se coloca en la popa de la embarcación fugitiva. Los reflectores buscan ansiosos la cubierta del barco donde el grupo de mujeres con sus hijos en brazos los mostraban desesperadamente.

Todo fue rápido y sorpresivo, grandes chorros de agua golpeaban con fuerza en los cuerpos que se encontraban en cubierta, los diminutos cuerpecitos de los niños fueron arrancados con violencia de los brazos de sus madres cayendo a las oscuras aguas del mar infestado de tiburones.

Las madres desesperadas se lanzaron en busca de sus hijos, muchas no sabían nadar y perdieron sus vidas en el intento. Los padrese de los infantes se vieron en una situación muy difícil, el de seleccionar a quién le salvaban la vida, si al niño o a su madre.

Muchos intentaron rescatar los cuerpos de sus seres queridos, pero fueron tragados por el mar, quizás por pertubar la paz del viejo Neptuno, que con su tridente defiende el mar de los intrusos.

Los demás atónitos por lo ocurrido, intentaban a los sobrevivientes ayudándoles a subir. Muchos no regresaron, sus cuerpos ya yacen en el fondo del mar. La mayoría sirvieron como pasto fresco a los tiburones que merodeaban en el lugar.

Casi al unísono todos comenzaron a gritar asesinos a sus interceptores, estos ante la verdad de los hechos arremetieron contra la embarcación quebrándola por uno de sus costados. El agua comenzó a penetrar rápidamente al interior de la embarcación y en poco tiempo, el remolcador “13 de Marzo” se hundía en las profundas aguas del mar.

Todos tuvieron que abandonar rápidamente el barco, para no ser tragados por las aguas. El temor de ataque de los tiburones estaba latente en cada desdichado.

Los náufragos gritaban a sus verdugos que fueran rescatados por lo menos los niños que quedaban con vida y a las mujeres. Estos comenzaron a girar alrededor del pequeño grupo a gran velocidad, provocando un remolino de tal intensidad que muchos fueron a parar al fondo del mar.

Ante la falta más elemental del ser humano, que es el respeto a la vida, los sobrevivientes luchaban por mantenerse unidos entre sí, protegiendo a toda costa a las diminutas vidas que fueron arrastradas a ese infierno y que sus verdugos no respetaban.

Al rato, los sobrevivientes fueron rescatados y conducidos a tierra firme. En sus mentes no se borraría jamás el momento vivido, las pérdidas irreparables de hombres, mujeres y niños. El mar fue testigo de tal barbarie, muchos se preguntaban, por qué tanto odio, no respetaron ni siquiera las vidas inocentes de los niños.

No existía un motivo para que fueran tratado con tal saña y tanta alevosía. En el interior de la nave nadie portaba un arma, podían haber abordado la nave y someter a la obediencia a todos y haber recuperado la embarcación con sus tripulantes, el deseo de cada uno era el de escapar de una Isla donde el derecho a la vida está negado.

Martín Luther King refiere en sus anécdotas literarias que: La violencia es tan ineficaz como inmoral. Ineficaz, porque engendrá un círculo infernal que conduce a la aniquilación general. Inmoral, porque quiere humillar al adversario y convencerle, porque destruye la comunión y hace imposible la fraternidad.

Eso mismo fue lo que hicieron con los viajeros del Remolcador “13 de Marzo”, aplicar la violencia y la fuerza, porque no existe la suficiente moral para poder convencer, criticar es su más amplio perfil, pero el autocriticarse es una deshonra.

Los restos del Remolcador “13 de Marzo” ya yacen en el fondo del mar a 7 millas aproximadamente de las costas cubanas, junto a él aferrados a su casco, ya yacen 41 cuerpos que como ángeles cuidan sus restos esperando ser rescatados, para una cristiana sepultura.

Los sobrevivientes a este hecho no olvidarán jamás lo ocurrido en la madrugada de 13 de Julio de 1994, los culpables de esta tragedia no pueden quedar impune, ante los hombres y ante Dios, son culpables. Tenemos fe en que algún día triunfe la verdad en nuestra tierra, entonces se podrá hacer justicia para que los inocentes descansen en paz. Los cubanos recordamos siempre aquellos 72 pasajeros del Remolcador “13 de Marzo” como Los Viajeros de la Libertad.

Alex Fernández, para Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.