Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

13 de Julio del 2001

CUENTAPROPISTAS VS. INSPECTORES O VICEVERSA. Por Rafael Contreras, Agencia Abdala, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- La realidad de la isla es la que da título a este trabajo. Algo de apertura trajo el cuentapropismo pero, el acoso de inspectores contra los trabajadores del novedoso ramo es insostenible, al menos que, el cuentapropista muestra habilidad callejera y sepa tomar al funcionario por el lado débil - y todos o casi todos lo tienen - pues todos o casi todos sufren escasez en Cuba.

El inspector es esa especie de animal sagrado con apariencia de mirlo blanco, que sabe muy bien ocultar lo oscuro del plumaje bajo el uniforme. Está muy de moda ahora acosar a los trabajadores por cuenta propia que se dedican a la elaboración de alimentos - cosa paradójica - el alimento para el cubano es algo parecido al ave del paraíso, y es de los primeros renglones que en los tiempos de carencias que vive la isla cayó bajo la categoría del No Hay: ¿Cómo puede entenderse entonces esa persecución implacable contra los elaboradores de alimentos particulares en Cuba? ¿Por qué se acosa a ese trabajador que desde su propia casa da al ciudadano cubano el alivio que el estado aún no se siente capacitado de dar? La cacería de brujas no es algo improvisado, es un plan bien elaborado por las autoridades, los perros de caza - entiéndase inspectores - cumplen en parte el trabajo, ¿por qué decimos en parte?, es bien sabido que hay inspectores que tienen bajo su control una o más paladares (fondas privadas) en la zona que custodian, y de esas casas de ofertas hay siempre una o más también víctima del chantaje. El inspector multa a quien no le entrega la dádiva sutilmente exigida, un almuerzo gratis con su respectiva cerveza helada, una piza elaborada con la mejor de las intenciones y también gratis, en fin, si no ofertas al que te persigue, te atrapa la multa, y motivos sabe de sobras el inspector para encontrar motivos - la redundancia es intencional-.

No escapa a la presión ni el pinto de la paloma; y hablando de pinto, se sabe de un inspector famoso en la ciudad pinareña, que responde a ese apodo, y es reconocido como el inspector que más paladares y puestos de chucherías tiene a su disposición con gratis ofertas, nada, el Pinto tiene olfato para encontrar al cuentapropista flojo de piernas pero, ojo, a la larga el cuentapropista es quien va neutralizando al Pinto - entiéndase Inspector Estatal Cubano. ¿Sabe por qué? Porque como decíamos al principio de este escrito, en Cuba, por toda la isla, hay inspectores al acoso y cuentapropistas acosados, pero cada día es más cierto que a la escasez no escapa nadie, ni el Pinto de la paloma; es entonces cuando la sartén hace la gracia y vira la tortilla, y el inspector (El Pinto) pasa de sorbernador a sobornado.

Así las cosas. Cuba sigue en medio del Caribe contoneando su camaleónica figura, degustando en su interior, como Saturno, a hombres y mujeres que sobreviven bajo un trasnochado sistema que perdió hace rato las riendas del control real.

La isla entera es una danza de la doble moral que se debate por lo general en dos bandos: acosadores y acosados. Sin tener que llevar la categoría total de cuentapropistas o inspectores.

Rafael Contreras, Agencia Abdala, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.