Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

12 de Julio del 2001

EN FRANCA CRISIS LOS VALORES MORALES José Torres Iznaga, Cuba Free Press.

La Habana.- Con la llegada al país del dólar como solución ante la crisis que provocó en nuestra tierra el derrumbe del campo socialista, crisis a la que se ha dado en llamar "período especial", (que ya dura más de diez años), talmente parece que le cogieron el gusto a la moneda fuerte.

Si bien es real que esta moneda fue implantada o permitida por el gobierno debido a las necesidades de aquél momento, se ha venido extendiendo en todo el ámbito de la vida del cubano. Tan es así que ha desplazado sistemáticamente la actividad comercial de la moneda nacional. La desigualdad en la posesión de la moneda que permite vivir a los cubanos, el dólar, ha cambiando no solo la forma de vida tradicional, sino tambien los valores morales y éticos que hasta ese momento, más o menos, luchaba por mantener la familia cubana.

La realidad es que los hoteles del país están bloqueados a todos los nacionales. Son de uso exclusivo a los extranjeros a pesar de encontrarse dentro del territorio nacional. No hay caso igual en el mundo.

Los centros nocturnos y de recreación como cabarets, discotecas, centros de juegos, piscinas, han dejado de recibir la moneda nacional poco a poco, dándose el caso de que, para disfrutar de ellos es necesario efectuar el consumo en dólares.

Aunque algunos cubanos, no muy numerosos, tienen acceso a esa moneda. Unos reciben dólares de sus familiares en el extranjero. Otros laboran en firmas y corporaciones con inversionistas extranjeros y una parte ínfima de su salario, la reciben en dólares. Esta vinculación laboral en firmas y corporaciones con capital extranjero le permite a una exigua minoría, el acceso, de vez en cuando, a disfrutar de estos lugares.

Pero la mayoría de los jóvenes cubanos no pueden acceder al uso de una moneda extranjera, para vivir mejor dentro de su propio país.

Y lo peor de toda esta historia, es que escuchan y ven cómo otras personas si lo pueden hacer. Y no los mejores, por cierto. La jinetera, el proxeneta, la larga cadena de malversadores y corruptos, unos por cuenta propia y otros que ha generado el gobierno...Ante esta situación tan dispar, latente y real, los valores morales y sociales que la familia les pudo haber inculcado, se dejan de lado. No les interesa el prestigio del que puedan gozar sus padres como médicos, buenos trabajadores, maestros y todo este sector poblacional que sí vive dedicado al trabajo, pero que injustamente, no puede acceder a la satisfacción de sus necesidades de entretenimiento.

Y esa es la nueva generación que se está creando. Incomprendida por una parte y degenerándose por otra. La implantación de dos monedas cuando sólo una permite comprar, pervierte. Cuando la moneda nacional carece de valor adquisitivo, la violencia toma forma en esa misma juventud. Es socialmente terrible que nuestra juventud esté aceptando como positivos o al menos, como deseables, los valores que representa toda una población marginal. Gente que, sin trabajar ni estudiar, y con alguno que otro riesgo, logra propósitos de bienestar económico inaccesibles a los que deciden mantenerse en el camino de la moral y la rectitud.

¿Qué tan culpables son? ...No, realmente no..O, ¿será esa la formación del hombre nuevo, con los nuevos valores de esta sociedad en decadencia?

Reporto, José Torres Iznaga, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.