Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

06 de Julio del 2001

LA INCOMPRENSIÓN DE CIERTO DIA Jose Torrez Iznaga, para Cuba Free Press.

La Habana.- Un cierto día la incomprensión de muchos hombres , provocó que un cierto país se viera envuelto en una terrible y larga guerra.

Una cierta familia vio con tristeza la partida de su único hijo, esta vez como participante y protagonista de esa incomprendida guerra. Pasaron muchos años de larga espera sin recibir noticias del que un día partió. ¿Regresaría quizá? ¿Sería acaso uno más entre la extensa lista de los mártires sin causa que a menudo llegaban al país como restos?

Mas la larga espera se vio coronada con la suerte. Inesperadamente, una llamada telefónica sacó a los atribulados padres del mutismo terrible, del no saber.

Era el hijo quien llamaba ...!estaba vivo!...cuánta alegría sintieron esos atribulados corazones, más aun cuando el muchacho les comunicó que para él la guerra había terminado y que pronto regresaría a la Patria. Hablaron mucho del tiempo transcurrido, del pasado, del presente, de lo que había acontecido, de cuánto habían sufrido.

En medio de la alegría por el pronto regreso, el joven les comunicó que no regresaría solo. Vendría con un amigo cuya familia había perecido en la guerra. Sus padres no pusieron ninguna objeción, al contrario. le manifestaron que el amigo de su hijo, era de hecho un hijo para ellos también.

Entonces él se animó a contarles que su amigo tenia un problema. Debido a la guerra se había quedado ciego sin ninguna esperanza de recobrar la vista. Se hizo un largo silencio...Los padres no respondieron...la noticia los cogió de improviso.

Reaccionando, le respondieron: -"Eso no tiene mayores dificultades. Pero debía analizar las dificultades que ocasionaría una persona ciega a la que hay que hacérselo todo. Comentaron que existían organizaciones humanitarias que bien podrían hacerse cargo de su amigo y atenderlo como era menester en esos casos.Le recordaron que además, ellos trabajaban. ¿Quién se iba a ocupar de su amigo?...El joven les contestó: "Tienen razón, no había pensado en eso" y colgó el teléfono.

De nuevo el silencio. No volvieron, por otros largos años, a escuchar la voz del hijo. Un día tocaron a la puerta y al abrir se encontraron con la policía que los conminaba a dirigirse hasta el poblado cercano a fin de identificar el cadáver de un joven fallecido poco antes en accidente automovilístico. Un carro lo había atropellado. Según la identificación que portaba pertenecía a su familia.

Con gran pesar partieron para identificar el cadáver. Cuánta tristeza al comprobar que el cadáver en cuestión era el de su hijo. Yacía en la camilla del necrocomio con la cabeza destrozada por el accidente.

Indescriptible el dolor de toda la familia en esos momentos. ¿Qué hacer? No quedaba más que retirar el cadáver para darle sepultura. Cuando se disponían a efectuar los tramites correspondientes llegó el forense que atendió ese caso ese cierto día y dijo a los padres: " Ese infeliz muchacho fue un valiente militar condecorado en varias ocasiones ¿Ustedes lo sabían?...No respondieron... "A propósito, añadió el médico, debido a la guerra estaba ciego".

Reporto, José Torres Iznaga, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.