Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

30 de Junio del 2001

EL SÉPTIMO VELO Por Rafael Contreras, Agencia Abdala, Cuba Free Press.

Pinar del Río. — Es como Salomé en su danza, Romelio. Cada vez que la vida le enseña una carta a ese mujer, esa mujer deja caer un velo. En el último velo Salomé pidió la cabeza de Juan El Bautista.

El Bizco me dice eso y se da un largo buche de ron. En ese mismo momento una mosca se le posa en la nariz. El Bizco deja la mosca tranquila en su nariz y habla otra vez:

— Oye, compadre. Yo soy un tipo que no mata ni una mosca, pero me da rabia ver cómo esa mujer se desdobla y se convierte en mil gente cuando le conviene, chico.

El Bizco está al otro lado de la cantina. Es el cantinero, yo soy el bebedor. Yo estoy sentado en mi banqueta y se supone que lo del Bizco sea despacharme mis tragos cada vez que yo se los pida. Pero hoy al Bizco le ha dado por beber junto conmigo. Ahora se sirve otro trago y me sirve a mí.

— Esto va por la casa, compadre. De todas maneras esto es del estado. Yo no pierdo nada. Hoy tengo ganas de hablar de esa perra mujer. Olga es una perra.

Hace rato que el Bizco me habla de Olga. Todo empezó cuando ella fue al bar a comprar cigarros esta tarde. El Bizco estaba tranquilo. No tenía pensado beber hoy. Olga pidió los cigarros. El Bizco tiró la caja de cigarros sobre el mostrador. No quería tocar las manos de Olga. Ella recogió la caja y allí mismo en el lugar de la caja sobre el mostrador dejó el dinero de pago por la caja. Tampoco Olga tenía intenciones de tocar la mano del Bizco.

En este momento que el Bizco está callado mirando el vaso con su trago yo me pongo a recordar a Olga doce años atrás. Pertenecía al Ministerio del Interor. Olga era un azote en el barrio contra la gente. Hay más de uno guardando prisión todavía por las denuncias de Olga. Llegaron a darle en la policía el grado de mayor. Eso en una mujer aquí en Cuba es un grado alto. Cuando estoy pensando en eso el bizco me interrumpe como metiéndose en mis pensamientos de golpe y sin permiso.

— Se ganó los grados en la policía acostándose con los jefes. Fue la que más maridos tuvo en la policía, y fue también la que más gente metió preso. Coño, pero metía preso al que le caía mal, compadre.

Y sigo en la pensadera. Casi no tomo del vaso y me voy dando cuenta que estoy perdiendo la oportunidad del siglo. No es fácil que el Bizco le ponga a uno tragos gratis. De un golpe me empino lo que me queda de ron en el vaso y miro al Bizco con cara de carnero degollado.

El truco resulta y el Bizco me sirve medio vaso de ron.

— Ahora la tipa tiene a las dos hijas putiando con extranjeros y alquila ilegal la mitad de su casa. Y hasta habla mierda del gobierno.

Pienso que es cierto todo eso que dice el Bizco. Cuando empezó el Período Especial en Cuba se le cayó a Olga el último velo. Entonces parecía otra persona, digo mejor, entonces empezó a ser la que realmente era. La doble moral entró a la isla como una moda bajada por obra y gracia de la escasez y las miserias.

El Bizco ya está medio borracho. Uno de sus dos ojos estrábicos se mueve que mete miedo. El otro ojo mira fijo al vaso. El Bizco se levanta y sale del lado de acá del mostrador donde yo estoy sentado en mi banqueta. Se me acerca y me dice bajito.

— Lo que más me joda es que la muy puta me sigue buscando. Ahora sabe que tengo dinero, mi familia me manda buen dinero de allá de Miami. Y me gusta esa hembra, compadre. Sigue estando buena. Lo que pasa es que me la sigo imaginando con el traje de policía puesto y pienso en mi hermano preso todavía por culpa de ella.

Rafael Contreras, Agencia Abdala, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.