Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

25 de Junio del 2001

SE ESCAPAN POR DEBAJO DE LA CAPA DEL DIABLO NUEVOS COMERCIANTES CUBANOS. Maria del Carmen Carro, Cuba Free Press.

La Habana.- Quizás afirmar que la política no le interesa a los nuevos comerciantes cubanos, nos pone en peligro de caer en planos en extremo subjetivos. La pregunta sin embargo sigue sindo ¿ hasta dónde se muestran interesados los que conforman la naciente clase de pequeños millonarios ya establecidos por toda la Isla caribeña?

Esta nueva clase adinerada, se escapó por debajo de la capa del diablo.

Los macetas, ya convertidos en macetones, tienen varios orígenes. Muchos de ellos han nacido del fruto de las ventas subterráneas. Otros que integran esta nueva clase son los que se dedican a la bolita y la charada y no podemos dejar de nombrar a las dueñas de las grandes mansiones en Repartos en las afueras de la Ciudad: Las flamantes y saludables jineteras cubanas.

La lista sería interminable porque el cubano hace rato le cambió el nombre al "robito" y para dulcificarlo lo llama "estoy luchando". Esto significa escapar de la situación económica por la que atraviesa el país. En otros lugares del mundo, también le llaman corrupción.

A esta nueva clase se unen los galleros, o sea los que se dedican a las apuestas de las peleas de gallo, los vendedores de flores, que se han convertido con la fuerza religiosa de los últimos años , en uno de los comerciantes más esperados por la población. Y como no pueden faltar, los que se dedican a labores artesanales.

Aunque muchos lo duden, estos nuevos comerciantes han acumulado fortunas, que han dado lugar a una creciente desigualdad social que impone retos a la misma política del mercado interno de estado. Uno de los resultados es que la población revolucionaria, es decir la que apoya a Castro, que vivía feliz mientras repetía: "pero aquí todos somos iguales", ha cambiado su consuelo, por: "pero los niños cubanos todos van a la escuela"..

La entrevista con una joven comerciante, la que por su elevado nivel de vida la coloca por encima de sus vecinos nos lleva a descubrimientos inesperados.

Esta joven de solo 23 años, dirige en su pequeño taller de confecciones de vestir para niños, a 10 empleadas, todas de mayor edad, pero además como dato interesante antes dedicadas a la vida intelectual (profesores de geografía, historia y otras especialidades).

Todas coinciden al responder que trabajando con la joven se sienten muy realizadas, además que reciben un salario decoroso que les permite vivir de forma holgada.

La joven quien dirige hábilmente este grupo, y da los toques finales de las batas de niña que adornan con holganza bordada y otros detalles de adornos que ya compra confeccionados en las tiendas de área dólar.

La nueva comerciante aclara que nunca recibió clases de Negociaciones , de Marketing o de Promoción de ventas, simplemente se guió por la tradición familiar y pensó en el gusto de la familia cubana de vestir bien a sus pequeños.

¡Mire mis empleadas se sienten bien , trabajan tranquilas, sin presiones externas. En un taller de costura del Estado reciben un salario de $120.00 mensuales. Aquí reciben semanalmente hasta $300.00 y muchas ya hacen sus pininos y venden alguna que otra ropita por encargo. (Es decir, que les permite que progresen por su cuenta).

Parte de sus ventas las hace al Estado , porque así lo impone la política de Licencias a negocios particulares. Estas ventas se realizan en puntos establecidos dentro de las tiendas que pertenecen a la Minorista de Comercio.

La joven. Que solicitó el anonimato. argumenta que el tener dinero no la exonera de la posibilidad de ser víctima del control del Comité de Defensa de la Revolución, con quienes prefiere tener las mejores relaciones.

A nuestra pregunta si le interesan los cambios en Cuba , ella responde que no es su preocupación.

"Lo mío es tener mi negocio, mientras no me molesten , la política no es mi problema. En Cuba con dinero, se vive . No puedo decir muy bien, porque como comerciante me gustaría viajar, quizás establecerme en otro país, invertir en esta misma rama , pero siempre regresar a mi Patria".

Se declara víctima de vivir en el socialismo, afirma que desearía pasar sus vacaciones en otro país, conocer cómo trabajan las costureras de otros lugares. "Tengo dinero suficiente para pagar mis gastos de viaje, pero eso está prohibido en Cuba".

"Si Castro permanece o no en el poder, en eso no tengo tiempo de pensar. En línea general procuro para mi y mi familia una vida distinta". Nosotros nos preguntamos: ¿Sabrá esta joven qué es la política?

Reporto , Maria del Carmen Carro, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.