Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

05 de Febrero del 2001

UNA FAMILIA CUBANA. Por Rafael Contreras, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Todos los vecinos se habían movilizado hacia el lugar. Los ánimos estaban enardecidos. Habían desalojado de una vivienda a una familia. El núcleo familiar lo encabezaba una mujer de unos cincuenta años. Su prole estaba conformada por dos menores y una adolescente. De los dos menores, una niña pequeñita de apenas tres años con síndrome de Downs. Había otra menor de catorce meses en estado febril. La noche era fría.

Las autoridades del gobierno venían acompañadas por dos oficiales de la policía política. Informaron a la mujer que tenía que abandonar la casa de inmediato. La vivienda le sería entregada a la esposa de un pelotero mimado por la élite dirigente en la provincia. El pelotero es el receptor Yosvani Madera del equipo de Pinar del Río.

La mujer desalojada estaba en la acera frente a la casa de donde la habían sacado. La muchacha, hija de la mujer, cargaba a la pequeña de meses. La niña con síndrome de Downs se acercó más a la madre y le tomó la mano. Se veía a simple vista que estaba asustada. Había mucha gente ya en el lugar.

—¡Esto es un abuso¡ La echan a la calle porque no tiene a nadie que proteste por ella. Nosotros protestaremos a nombre de esta infeliz y sus hijos.

Un vecino gritó esto y los demás lo apoyaron. Entonces el periodista se le acercó a la mujer. Ella le contó que antes vivía en un pequeño cuartico. Apenas cabían en la miserable vivienda que habitaban. Supieron que una casa había quedado vacía en el barrio y decidieron ocuparla. Las autoridades nunca le hicieron caso a sus reclamos por una vivienda más adecuada a sus necesidades. La casa ocupada por la mujer perteneció a una familia que había emigrado a los Estados Unidos.

Un capitán se acercó también a la mujer. Miró con mala cara al periodista al darse cuenta que era periodista independiente. Ya se comentaba eso en el lugar. La prensa oficialista no acude cuando se presenta un caso como éste que estamos escribiendo. La censura no le permite a la prensa oficialista dar cobertura noticiosa a situaciones de este tipo. La prensa oficialista en Cuba es amaestrada y está diseñada para cuidar la imagen del régimen. Sólo para eso.

—A ustedes se les dará una casa, pero ahora tienen que esperar.

Eso fue lo que le dijo el capitán policía que acompañaba a las autoridades del gobierno en el desalojo. Entonces el oficial dio la espalda y se alejó con la comitiva que lo acompañaba.

—Todos los vecinos vamos a ayudar a esta familia. Les daremos de lo poco que tenemos para comer, pero los apoyaremos para que resistan.

Esto lo dijo una vecina del luguar. Lloraba y se veía que lo hacía de veras. Había tenido que tomarse una pastilla para los nervios cuando vio de la manera en que trataron a la mujer y a sus hijos. Vio como les habían tirado las pocas cosas que tenían para la calle.

Alguien se acercó y le dio a la adolescente una sábana para que tapara a la niña con fiebre. Era una sábana limpia y se vio más blanca, producto del gesto humanitario.

—Algunos atletas son privilegiados en este país. Las demás gente son tratados como perros. Han tirado a esta familia a la calle para acomodar a una mujer que estuvo con un pelotero. No es justo.

El mismo vecino que había hablado así un rato volvió a decir eso. Entonces el periodista le preguntó.

—El capitán le dijo a ella que le darán una casa. ¿Qué puede decirme usted sobre eso?

—Es mentira. No le darán nada. Ella no tiene a nadie. La dejarán en la calle. Vinieron a botarla para la calle y ya lo hicieron. Lo único que les interesa ahora es que la que fue mujer del pelotero ocupe esa casa. Los jefes se sentirán satisfechos porque cumplieron lo orientado.

Cuando el vecino dijo esto el periodista creyó que era suficiente argumento para hacer una crónica. La completaría con lo que había visto.

Entonces decidió que lo mejor sería cerrarla con una frase que le escuchó a otro vecino que hasta el momento había mantenido silencio.

—Esta es la verdadera familia cubana, la que no tiene nada. La humillada por las autoridades. La familia cubana está muy por debajo de los privilegiados por el gobierno en Cuba. Somos parias en nuestra propia tierra.

Rafael Contreras, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.