Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

26 de Enero del 2001

NUEVA UTOPÍA REVOLUCIONARIA: LOS BRIGADISTAS SOCIALES. Por Reinaldo Cosano Alén, Cuba Free Press.

La Habana.- Una “nueva utopía revolucionaria” (tan hermosa como irreal; así todas) ha sido lanzada para llenarles la cabeza algunas gentes: los brigadistas sociales universitarios.

Hassán Pérez, presidente nacional de la FEU (Federación de Estudiantes Universitarios), en días recientes hizo el anuncio ante doscientos estudiantes venezolanos en reunión con estudiantes cubanos en el Palacio de las Convenciones, en la capital cubana:

“Difíciles problemas sociales se irán resolviendo con una fórmula elemental: el humanismo. La labor la llevan adelante nuestros universitarios vinculada con menores de quince años en barrios de la capital del país.

“Y agrupan a 1.800 estudiantes de la educación superior, quienes en horarios después de clases, (fundamentalmente los sábados) visiten los hogares donde viven niños junto a familiares que presentan dificultades sociales.”

Buena idea, de no estar permeada de demogogia o de falsas expectativas.

El ilusorio plan tiene muchas aristas cuestionables, e insolubles, porque esas llamadas dificultades, (presente en cualquier sociedad actual) dejarían muchas desistir si no fuera por régimen de economía y gobierno cerrados que les da origen.

La mayoría de esos problemas y su secuela de conflictos que inciden sobre la niñez y la familia son de índole económica, laboral, de vivienda, de recursos materiales de todo tipo. Pero también de satisfacción personal y colectiva.

Situaciones sociales de esa naturaleza deberán enfrentar los neo-misioneros, cargados tal vez de frases bonitas y esperanzadoras, y hasta de buenas intenciones, pero que a nada o muy poco podrán dar solución, si no llevan sus manos bien cargadas de recursos financieros y llegan además investidos de suficiente autoridad para mover a la colectividad en pro del bien individual y del común.

Pero, aún disponiendo de recursos y autoridad, ¿no estarían entonces suplantando la labor del mal apellidado Poder Popular? precisamente encargado de conocer y dar efectiva respuesta a los problemas de la comunidad.

Estarán sustituyendo también el contenido directriz en ese empeño los llamados organismos políticos: Partido, Juventud y Unión de Pioneros, Comunistas.

Y la de las organizaciones de masas: Comités de Defensa de la Revolución (CDR), Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y otras.

También de la sección de Sección de Atención al Menor de la Policía Nacional Revolucionaria. Quizá sería ahora que los brigadistas sociales prestan ayuda, sirven de cobertura a esos organismos. OK. Pero entonces, quedan en entredicho por ineficientes.

Además de aquellos 1.800 universitarios con los que dio comienzo el plan, muchos otros tendrán que incorporarse, por el carácter obligatorio y excluyente que en Cuba siempre toman estas iniciativas surgidas de las altas esferas de poder.

Por su parte, el Ministerio de Educación Superior, ofrece plazas a graduados de tecnológicos y preuniversitarios para continuar estudios universitarios en la nueva especialidad: Brigadista Social, cuya Escuela radica en el municipio habanero de Cojímar.

La otra cara de la moneda en la ficción revolucionaria pone aprietos a los estudiantes universitarios quienes desdoblandose en activistas sociales (tengan o no tengan vocación misionera) tendrán que desempeñarse en su nuevo atributo concluido los turnos de clase de cada día, y los sábados, (que no era electivo) lo que les implicará un sobrehumano esfuerzo: se conoce la gran carga docente y extra clases que tienen los estudiantes universitarios.

Se desconoce además que esos mismos alumnos universitarios tienen serios problemas sociales. Tantos, que se les ha concedido una bonificación en la transportación urbana y a no pocos un estipendio monetario que tienen que resarcir al estado al comenzar la vida laboral postgraduados.

Las esferas de gobierno tratarán de dar la imagen de que en nuestro país no existen grandes problemas sociales que afecten a la niñez, pero que de existir, ya cuentan con el antídoto ideal preciso: el brigadista social universitario, punta de lanza en el indoctrinamiento al que ahora dan en llamarlo batalla de idea.

Reinaldo Cosano Alén, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2001 - Cuba Free Press, Inc.