Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

25 de Noviembre del 2000

LA TRAICIÓN VIENE DE ARRIBA. Por José Orlando González Bridón, presidente de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC), para Cuba Free Press.

La Habana.- La sociedad cubana no constituye un estado de derecho y para legitimizar tal condición el gobierno ha legislado todo un cuerpo jurídico de leyes que preserva esa situación como legal. Detrás de este cuerpo jurídico está toda la fuerza represiva del estado que el gobierno de Castro emplea con métodos eficaces hasta ahora para preservar un estado de fuerza en nuestro país.

La constitución cubana de 1976 legitimiza la idea de que el estado es socialista, cuando quien es socialista es el gobierno que se asume como estado. En esta constitución se legitimiza el inmovilismo para el cambio hacia un estado de derecho, oponiendo la fuerza de las leyes socialistas a los intentos de ser reconocidos legalmentes las agrupaciones civilistas y políticas que existen y pudieran formarse dentro del país, que no acepten la idea del “socialismo o muerte” y abogen por una Cuba libre y democrática.

Toda la parte orgánica de la constitución está estructurada con tal fin para erigir un estado de tal naturaleza que sólo admite como cambio el perfeccionamiento de él mismo hacia formas más elaboradas y rígidas del socialismo totalitario del gobierno cubano. Tal a esta naturaleza de la constitución socialista de 1976 que usa la fuerza represiva del estado para imponerla como disuasión prohibitiva de manifestaciones disonantes a la ideología y práctica del socialismo, se justifican diversos cuerpos legales de control y represión contra todo aquello que se oponga a lo enseñado por el estado socialista, reconociendo al Partido Comunista de Cuba como única fuerza política de nuestra sociedad, acentuando aun más el carácter totalitario de esta constitución, además de estar sustentada en una doctrina extranjera y obsoleta como lo es el marxismo-leninismo.

La constitución de 1976 se refuerza en su naturaleza inmovilista con un código penal que hace punible la práctica pública del pensamiento no socialista, así como las acciones divorciadas del socialismo, caracterizando como figura delictiva el sindicalismo independiente y la creación de otras organizaciones civiles y políticas no gubernamentales pro derechos humanos.

No bastando ésto, la dirección central del gobierno comunista y totalitario de Cuba ha creado diversas legislaciones como la Ley 88, entre otras, para impedir la libertad de expresión, de opinión y de pensamiento de los ciudadanos cubanos. También refuerza su naturaleza inmovilista y totalitaria a esta constitución con el código laboral, creado igualmente por la dirección central del gobierno y del Partido Comunista, no teniendo en cuenta los convenios internacionales de la O.I.T. (Organización Internacional del Trabajo) y los derechos laborales de los trabajadores cubanos para preservar así el control absoluto sobre ellos, apoyado el entreguista C.T.C. (Central de Trabajadores Cubanos) y también traidora al movimiento sindical cubano, por lo que la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba acuerda no reconocer a la constitución socialista cubana de 1976 por tener un carácter totalitario y estar sustentada en una doctrina extranjera y obsoleta como el marxismo-leninismo.

Segundo. Reconocemos la Constitución de 1940, la que se deberá actualizar de acuerdo al desarrollo social-político y científico-técnico alcanzado por nuestro país.

Tercero. Declaramos como principales traidores a las ansias de libertad del pueblo de Cuba a la constitución socialista de 1976 y al régimen comunista y totalitario de Fidel Castro.

José Orlando González Bridón, presidente de la CTDC, para Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.