Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

17 de Noviembre del 2000

RADIOGRAFÍA DE UN CORRUPTO. Por Rafael Contreras, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Este comentario intenta demonstrar lo que es el periodismo independiente. El periodista independiente puede decir y escribir verdades. Cuando se toma el camino de la prensa independiente en Cuba se deja de ser periodista amaestrado.

En este comentario se hace la radiografía de un funcionario corrupto. En la prensa oficialista cubana está prohibida la crítica a los funcionarios. Cuba es el país de más alto índice de corrupción entre sus funcionarios. Nadie o casi nadie puede leer sobre eso. La razón es una. Está prohibido por parte de la dirección del Partido Comunista hacer críticas a funcionarios en la prensa plana, televisiva o radial.

Ya lo dijimos al principio. El periodista independiente rompe esas trabas. El precio puede ser la cárcel, pero tiene la seguridad plena de que estará más libre por decir verdades.

Este comentario es la radiografía de un corrupto total. El señor Wilfredo Carraza es el paradigma de la corrupción manifiesta. Este señor fue dueño de uno de los cargos más codiciados en la provincia de Pinar del Río por la cúpula dirigente estatal, director provincial de la vivienda.

Desde el cargo de director provincial de la vivienda, Wilfredo Carraza comenzó su labor de corrupto y corruptor. Desde su mismo vicio instigaba a otros a lo deshonesto. Dio privilegios a cambio de favores. Desvió recursos como ordenó y quiso. La casa de su amante es una de las que más recursos gastó en el reparto Hermanos Cruz donde actualmente él vive. Finalmente la amante ganó la batalla y el Sr. Carraza abandonó a su esposa legal.

Desde ese puesto como director provincial de la vivienda, comenzó la carrera desenfrenada de Carraza en el tranvía de la corrupción. Hay quien dice que se nace deshonesto. Los vecinos miraban asombrados cómo subían las brigadas de constructores al apartamento de la amante que hoy es esposa. Optaron por el comentario y luego alguien más osado hizo llegar un anónimo a las oficinas centrales del partido. A principio no hubo respuesta. El denunciante anónimo demostró que iba en serio y envió más denuncias. Las autoridades decidieron aclarar el asunto y empezaron las investigaciones.

Finalmente quedó demostrado un viejo adagio: el pueblo no se equivoca. El Sr. Carraza fue destronado de su puesto de privilegiado. Ya en la calle y sin cargo se lanzó a los delirios del alcohol. Entonces comentaba con la gente de a pie sobre lo injusto del régimen cubano. Los desordenes, en fin, por obra y gracia de la destitución, había ahora un dirigente devenido disidente.

Claro está. Así habló este personaje de moral doble hasta que fue reubicado en otro puesto. En Cuba el dirigente sacado nunca es abandonado, y mucho menos se le deja a pie en la calle. Todo gobierno prolongado trae consigo el vicio del compromiso, y en Cuba eso es regla.

El Sr. Wilfredo Carraza fue ubicado en el flamante puesto de auditor provincial de transporte en la provincia de Pinar del Río. Carro y cargo a su disposición, y un astronómico sueldo. Pero no está conforme. Trabaja una hora al día (si es que a las visitas a la otra amante se le pueden llamar trabajo) y el resto lo pasa tomando cantidades infinitas de alcohol y viendo videos de televisión en su elegante apartamento del reparto Hermanos Cruz. Cuando algún amigo confiable lo visita, sólo tiene un comentario a modo de respuesta:

—Yo no cojo lucha. Lo mío ahora es vivir la vida. No creo en esta gente.

A la par de Wilfredo va su antigua amante y ahora esposa. La señora Olga maneja la misma filosofía de su esposo. Labora como económica en una importante empresa. Ahí se recibe la ayuda humanitaria llegada a la provincia y luego se vende a la población. La Sra. Olga de Carraza desvía gran parte de esa ayuda y la vende desde su apartamento a personas de confianza. Evidentemente: Dios los cría y el socialismo los junta.

Así las cosas en Cuba. Los corruptos como el Sr. Wilfredo Carraza flotan en alcohol y buena vida. Hombres como ése tuvieron cargos de relevante importancia y al final eran seres de cartón y mugre. Wilfredo Carraza supo mentir y llegar al cielo. Sufrió la estrepitosa caída de los falsarios y ahora lo tienen a media altura debido a la cruz de los compromisos.

¿Cuántos funcionarios corruptos como Wilfredo Carraza quedan intactos en Cuba? Es una respuesta difícil la que lleva esta pregunta. Cualquier hace una pregunta. Lo importante es tener a mano la respuesta. Ojalá este periodista independiente tuviera a mano esa respuesta.

Rafael Contreras, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.