Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

03 de Noviembre del 2000

LOS MUERTOS INDÓCILES. Por Rafael Contreras, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Día del fieles difuntos. El segundo día de noviembre la tristeza camina por cada rincón de las casas. En viaje al cementerio van familias enteras. Los que sobreviven visitan a los que reposan eternamente. El cementerio es un callado imperio. Un hombre muerto pierde todo lo que tuvo y lo que podía tener. El día de fieles visité el sitio donde descansan mis abuelos y mi padre. Mis abuelos murieron hace poco más de cuatro años. Mi padre murió prematuramente, asesinado un 18 de agosto del año de 1958. Salió a las calles a enfrentar policías de un régimen de oprobios. Mi padre murió soñando sin llegar a ver sus sueños hechos. Pensó dejarmelos como herencia, pero me fueron arrebatados.

Mis dos abuelos se ocuparon de mi crianza. Trataron hasta lo imposible de salvar mis sueños heredados. En sus manos no estaba lograrlo. Mis abuelos murieron padeciendo la frustración onírica que arrastro.

Tengo la constante impresión de reconocer al cementerio como un almacén de sueños frustrados. Esta impresión la hago con el cementerio de mi ciudad. Los huesos de los míos descansan vencidos por los arrebatos del desespero. Reflexiono y me doy cuenta que no lograron nada de lo que se propusieron. En Cuba, casi todo el mundo tiene rotos los sueños. Morir es una salida a la pesadilla del desengaño. Nunca me iré de Cuba. Yo tengo un apego constante a mis enterrados. No me puedo alejar de los rincones de mi infancia. Tengo obsesión por la calle donde nací. En noches solitarias camino por ellas y me atrevo a escuchar los gritos de mi abuela a las horas de interrumpir mis juegos.

Quizás quién me esté leyendo vea un tono oscuro y fúnebre en mi crónica. No pude llevar la rosa a mis muertos. Nadie vendió flores este año. El estado dejó de hacerlo hace rato. Los vendedores furtivos se cuidan del acoso. Quizás piensen que no vale la pena correr riesgo por los muertos.

Mi escrito es la flor. El perdón de ustedes por atreverme a ésto será mi agradecimiento eterno.

Este día 2 de noviembre, cuando llegué al panteón de mi familia, un escrito comenzaba a darme saltos en la mente. Salió esto que usted está leyendo. Tal vez me hagan sentirme satisfecho y pueda hacerme algo de satisfacción. Salí decidido a escribir. Pongo punto final a lo que escribo y con sobradas razones sigo sufriendo la idea de conocer a mis muertos padeciendo de sueños no logrados.

Padezco el ruido de las balas que mataron a mi padre. Tengo en los oidos los lamentos constantes de mi abuela ya demente en los umbrales de la muerte. La oigo maldecir a todas horas. A todas horas la escasez de alimentos necesarios.

Mis muertos lloran por sus sueños. No me torturo con mis pesadillas constantes. Cada día 2 de noviembre es un despertar de sobresaltos.

Rafael Contreras, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.