Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

19 de Agosto del 2000

UN ENCUENTRO INCONCEBIBLE. Por José Orlando González Bridón, Presidente de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC), Cuba Free Press.

La Habana.- El periódico Trabajadores, órgano de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), tiene dentro de sus principales tareas dar informaciones de desinforman a la clase trabajadora mediante viejos trucos y técnicas de la prensa comunista, sustentados en la planificada retórica marxista-leninista que orientan los dirigientes del partido comunista y los de la entreguista CTC.

Es precisamente por esto que este periódico resulta aburrido y totalmente vacío de temas que verdaderamente reflejen la problemática de los trabajadores cubanos. No se escribe sobre las discriminaciones políticas y raciales que practica el gobierno cubano en determinados centros de trabajo. No se escribe sobre los bajos salarios de la mayoría de los trabajadores, de los pensionados y de los jubilados, teniendo en cuenta el alto costo que tiene hoy la vida en Cuba. Mucho menos se escribe sobre los derechos y libertades de los trabajadores reconocidos internacionalmente, los que gobiernos comunistas y totalitarios se fuerzan con esmero en no reconocerlos ni permitirlos como es el caso de Cuba, país donde impera la injusticia laboral y social hacia los trabajadores.

Para estas restricciones y prohibiciones que impone el gobierno cubano a la clase trabajadora, la CTC y su órgano de prensa, el periódico Trabajadores, son los principales instrumentos utilizados por el régimen para lograr tales propósitos, valiendose del engaño, la desinformación y la traición al movimiento sindical cubano. Se doblean a los comunistas, convertiendose en una herramienta de trabajo de la dictadura castrista para someter a los trabajadores al infierno rojo. También ya el mundo no es ajeno a esta situación. Sólo los que aspiran a llevarse una tajada del negocio que representa la arruinada Cuba comunista, se congracian con la dictadura, haciendose los sordos y ciegos ante tantas arbitrariedades y violaciones de los derechos fundamentales del hombre y de las libertades sindicales que cometen a diario el régimen dictatorial cubano. Y los que increíblemente, al parecer, no se han dado cuenta que la CTC y sus sindicatos no representan ni defienden los intereses de los trabajadores sino que es una organización partidista al servicio del único patrón y dueño de todos los medios de producción y servicios del país.

Conociendo la posición entreguista y totalitaria de la CTC, idéntica a la del régimen que la engendró, me ha sorprendido al leer en el propio periódico Trabajadores en su edición del lunes, 14 de agosto del 2000, sobre la visita realizada a los Estados Unidos por una supuesta representación de la CTC, invitada por la organización de Intercambio Laboral Cuba-Estados Unidos, donde tuvo enuentros en doce Estados de la Unión y veinte ciudades. Según el propio periódico Trabajadores, “Los encuentros han posibilitado la realización de importantes intercambios con dirigentes de la AFL-CIO del nivel nacional, de las federaciones estatales, los consejos laborales de las ciudades y sindicatos locales y han propiciado el conocimiento mutuo sobre el trabajo sindical en ambos países.”

De estos intercambios entre los dos países no esperamos nada alentador para los trabajadores estadounidenses y mucho menos para los cubanos, porque ninguno de los dos pondrán en práctica las experiencias adquiridas del otro. Esto sería un absurdo. Los democráticos se convertirían en totalitarios y los totalitarios en democráticos. Ya sabemos que la política sindical del gobierno cubano no tiene cabida ni en su más mínimos detalles en países democráticos como el de los Estados Unidos. Y aunque no tengamos la información de lo que la supuesta representación de la CTC proyectó en sus encuentros, no tenemos la menor duda de lo que en realidad buscaban por ese país. Esta invitación realizada a la CTC comunista a los Estados Unidos en mi opinión fue un gasto innecesario de recursos y de tiempo que podía haberse dedicado a promover y apoyar al sindicalismo libre y democrático del área y a los movimientos independientes que luchan pacíficamente por alcanzarlo.

Castro como siempre salió ganando. Obtuvo un espacio en los Estados Unidos donde pudo lograr sus objetivos, como lo afirmó Trabajadores en la misma publicación, resaltando que la delegación de la CTC durante todo su recorrido por los doce Estados de la Unión y veinte ciudades donde se realizaron los famosos “encuentros”, se dedicó a denunciar el embargo económico a la isla por los Estados Unidos y a la Ley de Ajuste Cubano, buscando el apoyo y la solidaridad de estas instituciones y del pueblo norteamericano, lo que según el propio Trabajadores originó expresiones de apoyo a Cuba y reiteradas muestras de amistad y solidaridad dentro de la Unión.

Fue grande la sorpresa y la indignación que nos ha causado conocer este encuentro entre representantes de trabajadores libres que viven en un país democrático con una representación de una organización sindical que sólo defiende la dictadura del partido comunista, a la cual pertenecen esos mismos que visitaron a los Estados Unidos, sin importarle para nada los graves problemas que sufren los trabajadores cubanos. Ha sido un hecho vergonzoso que estos comunistas se han paseado por un país que defiende la libertad y la democracia, vociferando contra las leyes de ese propio país dirigidas y encaminadas a poner fin a un régimen totalitario que no respeta los derechos civiles y mantiene a cientos de hombres y mujeres encarcelados por el sólo hecho de tener opiniones contrarias a las del gobierno o intentar hacer uso de sus derechos. Sería interesante poder ver en Cuba una delegación sindical como la AFL-CIO o de una ONG cualquiera o norteamericana protestando en público por alguna de las leyes cubanas que restringen los derechos y libertades de los trabajadores y del pueblo en general, si es que se lo permiten.

Sin tener en cuenta la credibilidad de este periódico, lo mas inaudito fue la afirmación de Trabajadores de que la sesión de clausura de la Convención Nacional de la Coalición Trabajo con Justicia en la Universidad de Dartmouth, Boston, la intervención de la representación de la comunista CTC fue respaldada unánimemente con expresiones de “Cuba sí, bloqueo no”, que para mí es lo mismo que decir “Castro sí, justicia laboral no”, dandome la impresión que la actividad se desarrollaba en la antigua Unión Soviética y no en los Estados Unidos.

El gobierno cubano está usando sus herramientas para confundir a la opinión pública internacional y a la de nuestro pueblo. La CTC y su órgano de prensa juegan ahora ese papel junto al partido comunista, tratando de hacer creer al pueblo lo que ellos se imaginan o sueñan. Cuando se dicen estos tiempos “Cuba sí, bloqueo no”, digalo quien lo diga, están de hecho acertando y apoyando a un régimen comunista y totalitaro que oprime su pueblo, el que nunca ha estado representado en ninguno de estos eventos.

Muchos norteamericanos dijeron “Cuba sí, bloqueo no”. En realidad no saben lo que estaban diciendo. No conocen al comunismo. Nosotros sí lo conocemos y sufrimos sus consecuencias. Por eso siempre diremos: ¡Abajo el comunismo! ¡Arriba la democracia!

José Orlando González Bridón, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.