Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

17 de Agosto del 2000

LA CENSURA COMUNISTA. Por Onelio Pérez Rodríguez, Vicepresidente de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba, para Cuba Free Press.

La Habana.- A partir del 1959 empezaron en Cuba las prohibiciones y censuras de todo tipo sobre las manifestaciones ideológicas, políticas, culturales e económicas. El gobierno castrista creyó una barrera infranqueable para que el pueblo no tuviera conocimiento de los adelantos, desarrollo, prosperidad y éxitos de los paises occidentales. Con ello se llevó a la población a una total ignorancia sobre muchos acontecimientos de gran relevancia.

En cambio se divulgaba todo lo que ocurría en los paises del llamado campo socialista, exagerando su éxito y ocultando sus fracasos. Era evidente que esto tenía un claro propósito propagandístico de demostrar que sólo bajo el socialismo un país era capaz de desarrollarse a alcanzar un nivel de vida consistente. En tiempo se encargó de demostrar lo contrario cuando cayó el muro de Berlin, se desintegró la Unión Soviética y desaparecieron todas las dictaduras comunistas en el este de Europa.

El gobierno comunista de Cuba, para callar todas las voces que coincidieran con sus ideas y propósitos, dictó varias medidas para alcanzar sus malévolos fines. La primera medida fue la incautación total de los medios de difusión masiva como son la prensa radial, escrita y televisiva, convirtiendo estos importantes medios en instrumentos de propiedad y uso exclusivo del gobierno y partido comunista. Como complemento de esta confiscaciones se fue convirtiendo a los trabajadores pertenecientes a estos medios de difusión masiva en un conglomerado de individuos dóciles, adoctrinados y domesticados. Para ello se expulsó a todos aquellos que no acataban en su totalidad la política y disposiciones de que manaran de la cúpula comunista, sin importar nada el talento y la experiencia de esos trabajadores.

La censura y la autocensura comenzaron a funcionar en todas las actividades periodísticas, artísticas, culturales e educacionales. A lo anterior hay que adicionar otra medida que consistió en reducir al máximo el número de los medios masivos, lo cual sin duda contribuyó a un más fácil y rigoroso control por parte de los comunistas en el poder y restringió las opciones del gran público, por lo que quedaba obligado a leer, ver y oir sólo lo que le interesaba a los gobernantes, los que además tendrían la facultad de repetir hasta el cansancio los temas que le interesaba que interiorizara las grandes masas, aunque es bueno señalar que en eso los comunistas no han tenido resultados favorables como lo demuestra la fuga ininterrumpida de ciudadanos cubanos hacia cualquier país.

La subordinación forzosa a las ideas y patrones establecidos por el régimen ha traído como consecuencia que todo se haga aburrido, mezquino, tedioso y que se pierda el interés en el mensaje que se quiere trasladar a la conciencia del pueblo.

Uno de los medios de comunicación que más demanda tiene en el mundo es la televisión, cuyo objetivo fundamental es el entretenimiento, la recreación, así como incrementar la riqueza cultural de los pueblos. Pero en Cuba este objetivo no parece interesar a los gobernantes, ya que ha dejado al país prácticamente desprovisto de este medio, pues nos hemos estancado en cuarenta años en sólo dos canales de televisión que en ocasiones dan la impresión de ser uno solo, o peor aún ninguno, ya que sólo transmitan sus doctrinas en forma repetitiva con el fin de condicionar la mente de los ciudadanos hacia el comunismo, tratando de hacerles creer que el único camino hacia el desarrollo y la prosperidad es el que ellos indican en forma reiterativa, sin tener en cuenta que el sistema que pregonan, en lugar de crecer, ya se encuentra en vía de desaparición total y que a pesar de haber transcurrido 41 años en el poder absoluto, el país de los cubanos presenta una situación deplorable en lo social y declara bancarrota económica. Ni la gran cantidad de horas de televisión, ni la arbitraria selección de los temas a transmitir para conseguir transformar y manipular la conciencia ciudadana han conseguido los resultados esperados por los comunistas.

El pueblo se pregunta ¿como es posible que Cuba, siendo un país más grande y con muchos más recursos y riquezas naturales que muchos paises del mundo, tenga sólo dos canales de televisión, que además sólo produzcan y transmitan programas que no despiertan el interés de las grandes mayorías? El motivo de este desinterés es que se han alejado totalmente de las funciones para las que fue creada la televisión, transformandola en un medio publicitario de una longeva dictadura.

Onelio Pérez Rodríguez, para Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.