Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

07 de Julio del 2000

VALORACIÓN Y PROYECCIONES ACERCA DE LA SITUACIÓN SOCIO-POLÍTICA Y ECONÓMICA DE LA JUVENTUD CUBANA. Por Rafael Contreras, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Universalmente se reconoce a la juventud como uno de los sectores más importantes e influyentes de la sociedad moderna. Su potencialidades económicas e intelectuales y el dinamismo que caracteriza su participación decisiva en los más variados procesos políticos y socio-culturales la colocan en el centro mismo de todo el conjunto de correlaciones que constituyen a una nación independientemente de su nivel de desarrollo o sistema socio-político.

La historia contemporánea en nuestro país recoge el papel jugado por la juventud como vanguardia e impulsora de ideas y movimientos encaminados hacia la evolución política, social y cultural.

Jóvenes provenientes de todos los estratos sociales e imbuidos de los más altos ideales emancipadores llenaron gloriosas páginas en la lucha por la independencia durante la segunda mitad del siglo diecinueve.

En la etapa republicana los jóvenes estudiantes y trabajadores constituyeron la fuerza descollante en los moviemientos destinados a afirmar definitivamente los valores democráticos y en la lucha frontal contra los gobiernos autoritarios o dictatoriales de las décadas del treinta y el cincuenta.

Fue la juventud cubana segmento significativo del pueblo que mayoría abrumadora apoyó el triunfante movimiento político-militar instaurado en el poder a la caída de la dictadura de Batista. Inspirada en estos ideals y consciente de las responsabilidades que tan altos cometidos le imponían, la juventud cubana impulsó durante varios lustros ambiciosos proyectos y tareas en el campo cultural, económico y militar (campaña de alfabetización, tareas agrícolas, obras de choque industriales, campañas militares contra guerillas anti-castristas, y misiones internacionalistas).

En contradicción con las expectativas universalmente creadas de restauración y reafirmación democrática, la revolución cubana degeneró hacia la entronización de régimen totalitario anulador de libertades y garantías y encabezado por una cúpula inconmovible que fundamenta su poder en el control absoluto de todos los aspectos de la vida social.

Esta estructura anómala, basada en la hipertrofia del poder dominante y en el monopolio excluyente de una sóla ideología, incapacita a la sociedad para moverse libremente en busca de su desarrollo multilateral y armónico.

La crísis generalizada y irreversible del modelo coloca a la juventud en el centro de la depauperación estructural que sufre el país como el sector más afectado por la falta de expectativas horizontes y espacios de expresión y realización. Ésto, unido al desmoronamiento de los supuestos valores sociales, éticos y morales que pretendían sustentar un proyecto encaminado a la satisfacción plena de las necesidades materiales y espirituales de todo el pueblo, enfrenta al segmento más jóven de la sociedad a enormes y múltiples problemas que sólo pueden ser solucionados a partir de profundas e irreversibles transformaciones estructurales que otorguen plenas garantías jurídicas y legales al libre desenvolvimiento de los individuos.

Apreciamos entonces la nefasta repercusión que para la sociedad en general y para la juventud en particular tienen fenómenos tan graves como:

- La falta de expectativas profesionales y laborales aún para personas de alta calificación motivada fundamentalmente por el fracaso definitivo del sistema económico centralizado y la desaparición de los subsidios financieros y comerciales externos que mantuvieron durante muchos años al economía cubana sobre bases falsas.

- El bloqueo estructurario-jurídico interno que impide que se rebelen las potencialidades, capacidades e iniciativas económicas de la población.

- La proliferación generalizada de una lacra social como la prostitución casi desconocida durante muchos años en Cuba. Este fenómeno afecta de manera preocupante a amplios sectores de la población jóven y adolescente y su práctica constituye generalmente la única via de acceso a los bienes materiales y servicios de primer órden en la vida civilizada moderna.

El mundo moderno reconoce de forma unánime la influencia cardinal y determinante que tiene la educación en la capacidad de cada sociedad para enfrentar los retos presentes y futuros y en la formación intelectual moral y espiritual de las nuevas generaciones.

Rafael Contreras, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.