Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

19 de Junio del 2000

EL DIÁLOGO. Por José Orlando González Bridon, Secretario General de la CTDC, para Cuba Free Press.

La Habana.- Cuando dos o más personas, que alternativamente manifiestan sus ideas con intención o propósito de encontrar una solución, acuerdo o entendimiento a una determinada situación, estamos en presencia de un diálogo. Y para que esto ocurra, es preciso e indispensable que las partes estén de acuerdo en platicar sobre el tema, aunque el resultado del mismo pueda tener o no un final feliz, sea fructífero o parcialmente beneficioso para una o ambas partes. De todas formas, con independencia de sus resultados, el diálogo, partiendo de estas condiciones, es posible.

Pero cuando una de las partes, por temor a los resultados del diálogo, o por no encontrar razones para participar en él, decide y persiste en la negativa del mismo, manteniendo su terquedad, como es el caso del gobierno cubano, entonces insistir sería perder el tiempo, por lo que la solución del problema debe buscarse por otros caminos.

Durante varios años, y hasta nuestros días, grupos de disidentes y opositores al gobierno de Cuba, abogan por la idea del diálogo, como una posible solución a los problemas del país, invitando al gobierno a dialogar, sin que hasta el momento se hayan dado indicio por parte del régimen de llevar a cabo el famoso y controvertido diálogo.

El jefe del gobierno cubano, Fidel Castro, sus ministros y generales, han dejado bien claro a través de sus retóricos discursos, que no hay nada que dialogar, ni nada que cambiar. Castro ha sido claro, explícito y consecuente con su terca posición, pues el carácter totalitario del régimen que el dirige no tolera ninguna crítica a sus pronunciamientos, y mucho menos oir ideas que no sean las de él, a presumir una perfecta coincidencia entre su propia voluntad y el bien del pueblo.

Insistir en el diálogo, en mi opinión, además de perder el preciado tiempo, es de ingenuos, entretenidos en algo que ya se sabe que es imposible con tal Señor Armando. El que ha medido las fuerzas y sabe que con cualquier resultado del diálogo, tendría mucho que perder y sus opositores nada tienen, a no ser la falta de libertad, de derechos, muchas necesidades y una represión tan grande como el planeta donde vivimos.

Por otra parte, la historia no guarda desde 1917 hasta la fecha ninguna concesión, apertura o entendimiento de la oposición con los régimenes comunistas y totalitarios como el del gobernante Castro. No perdamos el tiempo con la idea del diálogo. Castro no es el indicado para dialogar. Sigamos buscando caminos, pero el del diálogo, queridos compatriotas, déjenlo para otras generaciones de gobernantes cubanos, si todavía éste fuese necesario.

José Orlando González Bridon, para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.