Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de Junio del 2000

COMENTARIO AL BORDE DEL ‘88. Por José Orlando González Bridón, Secretario General de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba, para Cuba Free Press.

La Habana.- En los últimos años el tema del embargo ha sido una constante en los discursos de los gobernantes cubanos. Las airadas y reiteradas protestas contra el embargo se agudizan y se extienden a partir del derrumbe del comunismo en europa del este, en especial en la U.R.S.S., es decir, cuando Cuba deja de recibir las millonarias ayudas de esos países.

Para comprender mejor la problemática del embargo, es necesario remontarse a la epoca de su inicio y las razones que la originaron. En los años iniciales de la década de los sesenta se dictan en Cuba una serie de “medidas revolucionarias” como la nacionalización de propiedades norteamericanas, que unidas a las divergencias políticas que surgen del mismo “triunfo” de la revolución y el acercamiento del gobierno cubano al bloque comunista, fueron fuertes razones, entre otras, para que el presidente de los Estados Unidos y el congreso norteamericano, sabiendo lo que ésto significaría para el pueblo de Cuba y para la región, decidieron implantar el embargo económico al gobiero cubano y que se ha mantenido hasta nuestros días. Pues esas causas aún se mantienen y el carácter antidemocrático del régimen totalitaria y comunista de Cuba que inhibe de derechos y libertades a su pueblo, aumenta cada día.

Hoy en el escenario político internacional ha cambiado, pero Cuba mantiene aquellas posiciones que originaron el episodio del embargo. A pesar de todo, ciertos sectores de la sociedad norteamericana y de la oposición interna cubana, al aparecer, se han civilizado con los reclamos del gobierno de Cuba para que el embargo sea levantado y así lo manifiesta. Pero lo que hasta el momento no se ha escuchado son las propuestas de los cambios y concesiones que por parte del régimen cubano se harían una vez que el embargo sea levantado, citando entre ellas la libertad de prensa y expresión, libertad sindical, libertad de los prisioneros políticos, libertad de reunión y asociación, libertad para que los cubanos puedan establecer empresas y negocios con las mismas condiciones que se le han otorgados a los extranjeros, y el cumplimiento de lo estipulado en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Es posible que estas libertades y derechos estén sobre la mesa de negociaciones, aunque de estas cuestiones fundamentales no ha habido ningún pronunciamiento, que una gran parte del pueblo cubano lo gustaría oir y conocer. Pues ellos los proporcionaría la oportunidad de hacer un análisis profundo sobre el tema y poder aclarar, modificar, rectificar o reafirmar nuestra opinión sobre tan importante asunto para nuestro país como es el del embargo.

Ahora muy pocos quieren hablar de los derechos y libertades del pueblo. Sólo hablan del levantamiento, como si ésto fuese la causa de los problemas socioeconómicos y políticos del país. Los inversionistas y hombres de negocios norteamericanos que se preparan para invertir en Cuba, una vez levantado el embargo, a través de una cuestionada “nueva estrategia”, seguro que entrarán en la economía de Cuba. Pero igual que los europeos y otros que invierten en Cuba, estarán sujetos a las condiciones que imponen el régimen y no podrán contratar ni pagar directamente a sus empleados. Todo seguirá igual para el pueblo y para los trabajadores cubanos. Y presumo que la discriminación de éstos para emplearse en las posibles nuevas empresas norteamericanas aumentará a través de las empresas y empleadoras cubanas.

Quizás esta nueva y poderosa estrategia para la democratización del país, concebida por estos sectores, no tenga en cuenta el embargo y prefieren eliminarlo, sin observar la falta de libertades y derechos que sufrimos. Pero cuidado, cuidado con esas estrategias. No sea que pueda repetirse la historia y lo pierdan todo como en los incicios en los años sesenta.

José Orlando González Bridón, de la C.T.D.C., para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.