Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

27 de Mayo del 2000

EL PELIGRO DE LA OBEDIENCIA. Por José Orlando González Bridón, Secretario General de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba, para Cuba Free Press.

La Habana.- La obediencia no es peligrosa cuando se obedecen leyes justas y democráticas que sólo persiguen mantener el órden y el buen funcionamiento de la sociedad donde se respetan los derechos civiles y políticos de los ciudadanos. Obedecer los diez mandamientos es razón de ser de los feligreses y de todos aquellos que con sinceridad y humildad han puesto su fe y su esperanza en el indiscutible poder de Dios para vivir entre hermanos en un mundo mejor sin hipocresía, lleno de amor y fraternidad. Obedecer a los padres y familiares en los buenos ejemplos que nos predican para llegar a ser hombre de bien y útiles a la sociedad, es bueno y saludable.

Pero cuando se trata de obedecer la voluntad de alguien que manda a la fuerza, obedecer la voluntad no gobernada por la razón sino por el apetito de endiosamiento o por un capricho lleno de malcreencia contra el pueblo cubano que reclama libertad, entonces la obediencia es nociva y peligrosa para los que aspiramos democratizar el país. La mala voluntad hacia la democracia por parte del gobierno cubano, que con el terror y el hostigamiento impone sus caprichos al pueblo y sus malsonantes, falsos y retóricos discursos defendiendo una obsoleta ideología, han logrado confundir a ciudadanos y a ciertos residentes que insisten en transitar hacia la democracia con Castro en el poder, echando a un lado acciones cívicas y pacíficas que deberían reinar hoy en nuestro país, justificadas por lo más de cuarenta años de atropellos, represión y falta de libertades que sufrimos y estamos sufriendo.

Los que no obedecen y toman el camino de la desobediencia civil pacífica en ocasiones son tildados de provocadores, ya no sólo por el gobierno comunista de Cuba, sino también por algunos disidentes que lamentablemente creen todavía que Castro dará pasos positívos hacia la democracia, realizando elecciones libres y respetando los derechos civiles y políticos de los ciudadanos. Realmente es una gran pena que sigan pensando, que sigan perdiendo su tiempo después de oir los últimos discursos de socialismo o muerte del jefe del gobierno comunista y totalitario de Cuba, demonstrando con dichos y hechos que los únicos espacios que obtendrán los disidentes y opositores son los que él les tienen reservados en los calabozos y cárceles del país. De todas formas, los "incautos" y los "obedientes" deberían recordar que el hábito de la obediencia no sólo los transforma en inertes receptáculos de órdenes. También contribuye a que el gobierno se persuada de que bastará una buena dosis de descaro y retórica obsoleta para que sus imposiciones por antipopulares que fuesen, sean aceptadas, trayendo consigo a estos incautos y obedientes la falta de protesta contra la injusticia, y tornandolos cada vez menos vigilante frente a las violaciones de sus derechos ciudadanos. Otros aceptan la injusticias y las arbitrariedades que muchos sufrimos como el precio que pagan y están dispuestos a seguir pagando por sus comodidades personales.

Los que por negligencia o temor a la represión aceptan, acatan y obedecen las imposiciones caprichosas, antipopulares y antidemocráticas del gobierno comunista y totalitaria de Cuba, no están aún en condiciones de reclamar para sí el título de hombres libres. La intención no es incitar a la desobediencia civil. Sencillamente quiero que todo el pueblo esté consciente de lo que hace y de lo que le están haciendo, para que antes de obedecer, reflexionen, porque al comunismo en Cuba ya le queda poco.

José Orlando González Bridón, para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.