Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de Mayo del 2000

LA METAMORFOSIS. Por José Orlando González Bridón, Secretario General de la Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba, para Cuba Free Press.

La Habana.- Hemos visto últimamente a través de la televisión cubana unos programas de poco interés popular llamados, de seguro por la dirección del gobierno, “mesas redondas informativas” con la intención de desinformar a los que por problema económico no se han podido comprar un equipo de videocassette para disfrutar en el horario de 5 a 7 de la tarde, hora de transmisión de esta mesa redonda, de una buena película o ponerles los muñequitos a sus pequeños hijos o quizás a otros aburridos que no tienen con quien conversar y nada que hacer y encienden su televisor a esa hora aunque sea para oir un ruido mientras piensen qué llevar a la mesa a sus hijos. Porque en realidad, señores, hasta los seguidores del gobierno en ese horario salen al portal a coger aire fresco, esperando que el atractivo e interesante programa termine para después poder ver la programación normal. De todos formas, yo las veo por razones óbvias, pero las imágenes que muestran y lo que dicen sólo saco mis propias conclusiones. Desde el principio fueron mesas redondas de poco interés popular, haciendo un gran esfuerzo para mantener una extraña ética. Y aunque era poca su teleaudiencia, el gobierno mantiene el programa enfrascado en una lucha por rescatar a Elián y traerlo a su prisión gigante que es la isla de Cuba. En su afán de desinformar, estas mesas redondas se transformaron en mesas cuadradas desinformativas a través de un proceso natural del comunismo y totalitarismo. Y aquella extraña ética que trataron de cuidar y mantener durante un tiempo en este vivo proceso de cuadro organizado para desacreditar a todo aquel que tenga opiniones contrarias a los de la mesa, fue desapareciendo.

Ahora critican y tratan de desprestigiar sin ningún tipo de ética y respeto a gobiernos, a jefes de estados, a religiosos, a premios Nobel, a prestigiosos artistas, a personalidades y hasta la madre de los tomates, transformandose ahora esta mesa desinformativa en mesa de chisme, desprestigio y falta de respeto, aunque sigue siendo mesa cuadrada pero en otra fase de transformación. Cuando termine el proceso metamorfico de esta mesa desinformativa, estaremos seguro frente a un implacable engendro comunista de incalculable poder desinformativo y desacreditador. Por otra parte es alarmante ver cómo personas inteligentes, preparadas, entre los que se encuentran psicólogos, profesores universitarios, abogados, periodistas, licenciados, doctores, altos funcionarios de gobiernos y otros con unos niveles muy altos, cayendo en actitudes tan bajas como la del chisme y el desprestigio sin piedad. Pero si en realidad son comunistas, entonces es normal que así se comporten porque ésta es una característica típica de los comunistas o quizás algunos estén buscando con tal actitud un mejor puesto de trabajo, o un carro, otros perpetuarse en su cargo o quizás un viaje al extranjero. Pero tengan en cuenta, señores de la mesa, que cualquiera de ustedes puede caer en baja y les sacarán todos los trapos sucios que el régimen le sepa a la luz pública y serán víctimas del descrédito, del chisme y de la falta de respeto por estos mismos funcionarios que hoy son sus colegas y compañeros de trabajo. Recuerden los casos de Luis Orlando Domínguez, el ex-secretario general de la J.C., el de Diócles Torralba, el ministro de transporte, de Carlos Aldana, el ideológico del partido, de Roberto Roaina, el canciller cubano, de Arnaldo Ochoa, general del ejército, de los hermanos de la Guardia, y de otros muchos que ustedes concocen mejor que nadie, a los que al destituirlos, se orquestaron campaña infamatoria para desprestigiarlos y desacreditarlos ante la opinión pública nacional. Y aunque muchos no fueron televisadas, la echaron a correr por todo el país. Tengan en cuenta ustedes los refranes que son muy popular en Cuba, como el que a hierro mata, a hierro muere. Y si tiene el techo de vidrio, no tiren piedras a la casa ajena. Y convénzanse, señores de la mesa, que el caso de Elián González se decide en los Estados Unidos, y no en la televisión cubana.

José Orlando González Bridón, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2000 - Cuba Free Press, Inc.