Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

03 de Abril del 2000

EL PANEL DE LAS 5 P.M. Por Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Nunca como en estos días hemos visto tan baja la barrera de la censura en los medios de difusión aquí. Considerar que nos asiste absoluta razón en el caso del niño náufrago Elián González y la evolución favorable de los últimos acontecimientos al parecer ha sido el motivo.

Las noticias e imágenes que se han transmitido desde Miami constituyen récord y figuras que eran conocidas nada más de oídas, han puesto su rostro por primera vez en los televisores de todo el país. No se trata de ver, escuchar y sacar conclusiones. Nada de eso. Hay que esperar que alguien las saque por uno. Y para que sea impecable la transmisión del mensaje noticioso, según el interés de quienes controlan nuestros medios, hay un equipo de periodistas, psicólogos, pedagogos, psiquiatras y juristas, puestos en función de la reseña.

A diario conforman un panel que sesiona a partir de las 5 de la tarde. Ambos canales de la televisión y todas las emisoras de radio, se encargan de difundir el mensaje, así que no hay alternativa. O ve el programa, o no ve nada. Pero como la gente llega a su casa cansada de tanta perorata, la mayoría decide lo segundo. Es verdad que en la semana recién concluida, subió un poco el interés popular. De eso fue responsable el material de la cadena ABC filmado sobre el caso. Numerosísimos criterios y razonamientos fueron vertidos por los especialistas sobre el trabajo televisivo. Ya en la primera parte ellos pensaron hacer la cosa más fácil a la manera típica. Preparando una versión de la entrevista que hiciera Diane Sawyer con las ramas más espinosas podadas. Pero ocurrió lo insólito. El mismo Castro que estaba presente, exigió que se pusiera la versión íntegra. Desde ese día la cuchilla del censor fue enfundada y utilizada nada más para materiales ajenos al de la ABC. Como es el caso de la marcha multitudinaria del miércoles 29 en la noche en Miami, la que no fue presentada ni por un segundo en las pantallas, aunque sabemos que recorrió toda Europa y América.

Los panelistas incidieron mucho contra la cadena televisiva considerando que a Elián lo habían "ultrajado" en la entrevista y habían "violado sus derechos", aunque pudo apreciarse el sumo cuidado que hubo en no lacerar al niño, el aspecto tiene demasiadas aristas y es normal que en el exterior personas calificadas hayan expresado sus opiniones. Donde sí no encontramos demasiada fuerza moral para hacer semejantes críticas es aquí. Porque a diario nos encontramos a chiquillos que no levantan dos cuartas del piso vociferando consignas políticas, leyendo discursos redactados evidentemente por personas mayores y sirviendo de una y mil formas como instrumento de la demagogia política.

El tema me hizo recordar una anécdota ocurrida ante las cámaras que tal vez alguno de los panelistas pudo presenciar. La protagonista era una niña de unos 4 años a lo sumo. Varios adultos, donde imagino estaban maestros de pre escolar y activistas políticos, la dejaron en la Tribuna ante miles de personas con el micrófono entre sus manecitas. Pero ella empezó a suplicar, diciendo entre lágrimas, "No puedo, no puedo" y entonces el público rompió en aplausos pero yo creo que en honor al sentido común y al respeto que merece un niño debió haber estallado de ira ante semejante abuso. Porque aquella pequeñita no iba a recitar un poema infantil ni a narrar el cuento de Pinocho. Nada de eso. Aquello era un acto político en el marco del problema de Elián y allí los términos "revolución", "imperialismo" "gusanera" "socialismo" o "mafia" fueron recurrentes en la retórica de varios infantes que tuvieron mayor auto control. ¿Qué persona con tres dedos de frente puede suponer que un pequeño de 7, 8 ó 10 años puede comprender semejante lenguaje o le es favorable para su formación ir adicionando en su infantil conciencia los rencores que abundan en la política? Si los especialistas siguieran el consejo bíblico de no fijarse en la paja en el ojo ajeno mientras tengamos una viga en el propio hubieran hecho absoluto silencio al respecto.

Porque fue insignificante la entrevista a Elián si se compara con lo que hacemos a nuestros niños aquí, empezando porque intentan convertirlos en comunistas a la fuerza desde que ponen el primer pie fuera de la casa. Sin considerar para nada la voluntad de sus progenitores.

En ese aspecto tienen la razón a los que toman eso como argumento para tratar de que el niño no retorne. No convencieron tampoco demasiado los panelistas en el tratamiento que dieron de la figura de Marisleysis la prima de Elián. A la furia de antes incorporaron ahora que la muchacha piensa casarse con un tal Mario Miranda de la FNCA para usar la presencia de Elián con fines propagandísticos y lucrativos. También la acusaron por haber cambiado, según ellos, la forma de vestir, de caminar, de peinarse y hasta porque, aseguran, se convierte en todo lágrimas y drama para tomar ventaja en sus propósitos.

Y no convencieron porque en el material de la ABC la muchacha demuestra un auténtico cariño hacia Elián, a la vez que el niño manifiesta una dependencia espiritual de ella, comparable a la que manifiesta cualquier pequeño por su mamá. Nada como la interdependencia entre Marisleysis y Elián puesto de manifiesto ante las cámaras ha contribuido hasta ahora a que el conflicto se vea desde un ángulo más íntimo y humano y a que se tenga más en cuenta el sentimiento y deseo del niño. Semejante cosa parece explicar el encono con que ha sido atacada la muchacha por cada uno de los panelistas.

Resultó interesante la fácil solución que aportó la panelista Patria Arias, psicóloga de la Universidad de La Habana, acerca de un asunto que debe tener muy preocupadas a las autoridades del INS. Se trata de la manera de sacar de la casa de Lázaro González a Elián, en caso de que proceda la medida e intenten ponerla en ejecución. porque nos parece inaudito que vayan dos o tres alguaciles o guardias federales, cojan al muchacho por los pies y por las manos, lo saquen dando gritos delante de 100 cámaras de televisión y de varios miles de personas, cosa ésta que será inevitable si la familia no procede a llevarlo a un lugar determinado para entregárselo al INS o si el padre no va a Miami a casa de su tío a persuadir al hijo par que lo acompañe.

La doctora Patricia no tiene esto en cuenta o lo tiene y le quita importancia. Propone la solución que se adoptó cuando fueron recuperados los hijos de los desaparecidos por la dictadura militar en Argentina hace ya algunos años. Lo que debe hacerse, dice la doctora, es tomar al muchacho sin mucho miramiento, traerlo a Cuba y luego , paulatinamente, explicarle que él fue víctima de un secuestro y era necesario separarlo de aquella gente mala y retornarlo al lugar al que pertenece. !Vaya psicología de esta psicóloga! Es lo único que acertamos a decir.

Una novedad fue aportada por la moderadora cuando dio lectura a lo que aseguró constituye la "transcripción exacta" de dos conversaciones telefónicas de Juan Miguel con su hijo y con su prima Marisleysis. No se dijo quién hizo ni quién autorizó las grabaciones, pero la existencia de las mismas es un elemento más que demuestra en qué medida ha existido una injerencia cuestionable de la elemental intimidad familiar. Además de ratificar el espionaje a que están expuestos los protagonistas del conflicto. Pudo haber sido sincero Juan Miguel cuando enfatizó su incondicionalidad política a la revolución al hablar con su prima pero ¿quién asegura ahora que no estaba congraciándose con las personas a las cuales entregó el timón de su voluntad en el asunto?

El tema de las encuestas de Internet que favorecen la opinión de que el niño debe ser devuelto ha sido constantemente traído a colación por los panelistas, pero ninguno de ellos se han atrevido a considerar lo que se hubiera reiterado mil veces de haber sido Elián mexicano, dominicano, haitiano o de cualquier otro país no desarrollado. O sea, que el estado de opinión estaría asociado a sentimientos xenófobos dentro de la sociedad norteamericana al parecer, más predispuesta que nunca contra la comunidad cubana de Miami en los días actuales.

Dentro de la cosas más interesantes que se discutieron en el panel de hoy domingo, estuvo la decisión del vice presidente Albert Gore de apoyar la solicitud en el Congreso para que sea concedida la condición de residente a Elián y a los familiares más próximos de la Isla. Este hecho, la voluntad dispuesta por Lázaro González de recibir pacíficamente en su domicilio a su sobrino para discutir fuera de toda injerencia lo mejor para el niño y lo inverosímil de una respuesta positiva ante la propuesta de llevar al padre del niño a Washington junto a una comitiva de 30 personas, parece haber influido para que hoy domingo se haya presentado la variante de que Juan Miguel vaya solo a recoger al niño a donde se el diga, siempre y cuando no tenga que enfrentar el menor intercambio con sus parientes de Miami y el viaje sea de inmediato retorno.

Es obvio que la nueva propuesta deja aún varias zonas obscuras. Porque de hacerse de esta manera la devolución del niño, podría ser bien dramático para la criatura, además de que las presiones de Juan Miguel quedarían evidenciadas al no permitírsele viajar con su esposa y su pequeño hijo a Miami. No hay dudas de que si al final Elián retorna a Cuba, la forma menos traumática de hacerlo debe estar interiorizada para cualquier parte que en verdad desee afectarlo lo menos posible. La permanencia del papá un tiempo determinado en el mismo núcleo familiar donde ahora se encuentra el niño, aunque tuviera quehacer de tripas corazón para cohabitar con quienes ha lidiado hasta ahora, es la forma menos áspera de la misión .Y si se desea demostrar de verdad que Juan Miguel actúa con total libertad, lo mejor sería para las autoridades de aquí que lo dejaran ir con su esposa y el niño de meses. Esas serían las mejores condiciones que permitirían al padre proceder con absoluta libertad para decidir qué es lo mejor que puede hacer para el bien de Elidan. No obstante esta última propuesta, debe resultar más gratificaste para las autoridades del INS.

Dentro de otras cosas presentadas en el panel de marras, están las entrevistas con los niños que viajarían a Washington para recibir a Elián. De ellos Hansel es el más conocido porque se sentaba junto a Elián en el aula. Cuando le preguntaron qué iba a hacer a los Estados Unidos fue muy elocuente: "Vamos a cumplir una misión del Comandante", dijo con toda naturalidad, demostrando de ésta manera simple que con sólo seis años, es más inteligente que todos los letrados reunidos en el panel.

Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.