Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

31 de Marzo del 2000

EL PUEBLO CUBANO ENVEJECE Y NO NACE. Por Ebenezer Ramírez, Cuba Free Press.

La Habana.- Dicen por ahí que un país que marche bien económicamente no debiera tener problemas con la igualdad, evitaría la discriminación y los malos ratos de la ciudadanía y sobre todo, facilitaría la vida a los ancianos. No por bondad humana si no simplemente, por reconocerles sus derechos ciudadanos.

Desgraciadamente, del dicho al hecho hay mucho trecho. Este país se asienta sobre la base del protagonismo. Obstáculo número uno para que pueda prevalecer el derecho de todos y no sólo de algunos. Los acontecimientos de los últimos años, ponen de manifiesto que no se puede hablar de éxitos si se quiere ser justo y no inflar globos en todas las esferas sociales del país.

El señor Castro trata de desvirtuar la realidad objetiva y hacer prevalecer ante los ojos del mundo un país equilibrado y organizadamente estructurado. Sólo que las grietas de los muros (cada vez más anchas), permiten que la verdad se filtre y llegue a la opinión internacional, aunque él no quiera.

Se habla de que en Cuba no hay mendigos ni ancianos desvalidos. Y los locos que infectaban las calles de La Habana fueron recogidos por buena fe. Pero si es así, ¿por qué los ciudadanos de la tercera edad no gozan de los mismos privilegios?

No es un secreto que la llegada del Papa a Cuba trajo una recogida masiva de mendigos y vagabundos. Su Santidad no podía ver ese cuadro y trataron de ocultarlo a sus ojos. El Sumo Pontífice ha de haber creído que este es un país donde los ancianos tienen su futuro asegurado.

Cuba, tiene por un lado, una población que va envejeciendo y por el otro, la inmensa mayoría de mujeres que no quieren traer al mundo una nueva vida (no queremos hablar del aborto). Es imposible sentirse segura de cómo vendrá la criatura, a qué mundo lo traen, cuando no cuentan con canastilla para el bebé, por no hablar de la poca y mala alimentación, tanto de ella como de la criatura. Y los ancianos no cuentan con ayuda domiciliaria. Sus retiros o pensiones son de 60 pesos cubanos al mes que equivale a 3 dólares. De ahí que tengan que muchos, recurrir al vagabundeo y la mendicidad para poder comer. El espacio del anciano cubano, es cada vez más reducido y aquellos de escasos recursos no tienen un ocaso feliz y tranquilo. Los más débiles, prefirieron escudarse en su propia armadura quijotesca y recorren las calles de La Habana sucios, en harapos, malolientes sin la atención médica necesaria. Sin protección ni amparo. Porque Seguridad Social no tiene el dinero suficiente, según ellos, para darle atención a estos incapacitados.

Sin embargo, la campaña política de Elián gasta toneladas de petróleo, gasolina, electricidad, transporte, pulóveres, banderas, pancartas, etc. Cuánta falsedad ! La realidad es que cualquiera de los extranjeros que como reyes pasean por nuestras calles, pueden llevar como recuerdo a su país una foto tomada al mendigo, vagabundo o loco que con su jarro en mano pide "déme un peso para comer" o la del ciego de Obispo que con un cartel al cuello y lata en mano pregona en español lo mismo y en inglés "give me a dollar please". Escenas como éstas no se pueden ocultar. Mientras más sea el hambre, la necesidad, la falta de ayuda más serán los mendigos, locos y discapacitados que saldrán a la calle. Pobres locos que el Santo Pontífice no pudo ni mencionar porque le taparon y tapan la voz a la verdad.

El bloqueo más grande que tiene Cuba es interno. La camarilla gubernamental no tiene bloqueo alguno. Nuestras iglesias toman la toalla de servidumbre de Nuestro Señor Jesucristo y buscan cómo lavar los pies de los miles y miles que llegan buscando pan pero no podemos cubrir todo lo que esos seres desvalidos necesitan. La ayuda espiritual también es grande, pero la material se queda chica.

Tenemos una sociedad sin futuro. Por un lado envejece y muere, por el otro, no llega a nacer. No queda más que pedirle a Dios que tenga compasión de nuestro pueblo.

Ebenezer Ramírez, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.