Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de Marzo del 2000

LA VERDADERA CARA Por Armando Añel, Cuba Free Press.

La Habana.- Rectificar es de sabios. Hará cosa de año y medio a propósito de la telenovela extranjera que por aquel entonces pasaba la televisión cubana, escribí que presumiblemente ningún director de este tipo de seriales en la Isla se arriesgaría a reflejar la actualidad nacional so pena de hacer el ridículo. Meses después la vida pareció darme la razón. "Si me pudieras querer", la seria criolla que siguió a ese comentario, parecía más una parodia mal montada que una telenovela propiamente dicha. Pero hay que reconocer que "no van lejos los de alante si los de atrás corren bien". Es posible, sí, reflejar la actualidad nacional en los medios oficiales sin caer en el absurdo de rehuirla, sin hacer el papelazo de edulcorarla. "La Otra Cara", la nueva serie que está llegando a su fin en las pantallas de los televisores cubanos, burla la censura impuesta por el gobierno a base de humor, perspicacia y sinceridad, una fórmula que si bien elude compromisos de índole "política" (y discúlpenme la palabrita), afecta los retos éticos y estéticos que son del caso, con una audacia rayana en la inconformidad: "La Otra Cara" valga la redundancia, muestra la verdadera cara de una sociedad detenida en el tiempo, de decir, de una nación que como alguna vez dije, maldice para sus adentros mientras se ajusta su careta de cumpleaños.

Una fiesta en la que los presentes (sin melindres accesorios) celebran nada menos que su salida del país vía Estados Unidos, un médico que se ve obligado a abandonar su oficio en pro de mejorar su condición social, una madre que deja a su hija al cuidado del padre con tal de escapar de Cuba, un matrimonio que se destruye a sí mismo bajo el fuego cruzado de la carencia cotidiana, una serie de personajes frustrados, abúlicos, que ni por asomo critican el sistema pero que ni jugando enjuician los valores de las llamadas "sociedades de consumo" explícitamente, se entiende. Y sin embargo en "La Otra Cara", no sólo llama la atención esa suerte de "ubicuidad" (apolítica), si no también los aciertos puramente artísticos del serial, algo así como hallar una aguja en el pajar de la cultura oficialista. La dirección de actores alcanza cotas de difícil superación en el campo de la telenovela nacional. La fotografía encaja planos y secuencias lo bastante frescos como para resultar originales, la agilidad del montaje y las bondades del guión sirven de marco a unos diálogos donde el habla popular se ve constantemente reflejada. Tal vez hubiera sido deseable otra banda sonora al momento de presentar la serie, pero en cualquier caso, se trata de una apreciación personal. Y todo ello sin contar con que en "La Otra Cara" se tocan temas hasta ahora inéditos en un espacio de estas características. El de una relación sexual entre dos mujeres, hasta donde sé, aún no había sido expuesto a los ojos de los tele espectadores cubanos.

Uno desearía que "La Otra Cara" se extendiera más allá de sus 20 capítulos, pero como dice el dicho "parece que el buen perfume, viene en frascos pequeños". Eso sí, la nueva telenovela es un ejemplo de lo que se puede hacer aún bajo la camisa de fuerza del régimen gobernante. No es que la serie sea propiamente contestataria (depende del significado que cada quien le dé al término) sino que las situaciones, más que las conversaciones que en ella tienen lugar, hablan por sí mismas. Un ejemplo, repito, de talento al servicio de una causa: la de reflejar la realidad cubana sin afeites ni preciosismos. Uno que ojalá otros directores y/o realizadores (toquemos, en fin, madera), sepan agradecer.

Armando Añel, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.