Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

03 de Marzo del 2000

¿SERA EL EMBARGO EL CULPABLE? Por Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Resulta inusual encontrar en la prensa oficialista revelaciones como las aparecidas en el Resumen Semanal del periódico Juventud Rebelde bajo el título "Milagros sin Magia" de la articulista Yamiles Rodríguez y que recoge algunas de las calamidades a que están expuestas las mujeres cubanas de estos tiempos. Comienza el artículo diciendo que "cuando llegan a la casa -se refiere a las mujeres- quisieran tener una varita mágica" pero "ser hadas madrinas despojadas de toda magia es un reto cotidiano -y en no pocas ocasiones sufrimiento- para las cubanas de estos tiempos". Párrafo seguido puntualiza que "vivir esta angustia debido a las escaseces y los rigores de la vida diaria es una forma de violencia económica sobre la mujer". Y se queja luego porque "todavía subsiste en patrones sexistas muy arraigados en la conciencia colectiva" que originan un comportamiento injusto de los hombres a la hora de compartir las tareas del hogar. "Las restricciones del combustible para cocinar y del suministro de energía eléctrica, así como la escasez de productos, equipos y servicios para satisfacer necesidades básicas del hogar, significa un pesado fardo que cargan las mujeres en la segunda jornada laboral", puntualiza la periodista.

Dice también más adelante que sólo la tercera parte de las mujeres ven satisfecha su necesidad de almohadillas sanitarias mientras que el resto debe emplear recursos alternativos que originan infecciones que luego no pueden tratarse con los medicamentos adecuados por su escasez. Argumentando más sobre el área de la salud, cita también la falta de los medios para el diagnóstico mediante pruebas citológicas al igual que los materiales radiográficos y las piezas de repuesto de los equipos móviles de mamografías, sin dejar de señalar la falta de medios anti conceptivos que hace aumentar el riesgo de embarazo precoz y no deseado mientras que reporta un incremento en los diabéticos que alcanza un valor actual de 16.5 casos por cada 1,000 personas siendo de ellos una parte considerable, insulino dependientes.

Refiriéndose al delicado problema de la alimentación, Yamiles Rodríguez refiere que "la alimentación de la familia es una preocupación constante para las dueñas de casa" y añade que seguidamente que, "es frecuente que muchas aún no hayan recogido los platos de la mesa y se preguntan qué van a cocinar mañana". Consecuencia de ello, señala, es "el incremento del porcentaje de embarazadas con problemas nutricionales, así como los números de niños con bajo peso al nacer" y "las altas incidencias de fractura de caderas por falta de calcio en las adultas mayores desde edades más tempranas que las habituales".

Pero no se asombre amigo lector, porque lo dicho aquí no es resultado de que en Cuba ocurrió un milagro y fue restablecida la libertad de prensa. Nada de eso. Yamiles Rodríguez pudo referirse con cierta crudeza a tan delicado tema porque según ella "la causa única que origina semejantes desgracias a nuestras mujeres, es el bloqueo norteamericano a la Isla".

¿Es esto un ardid de la periodista para reportar calamidades que la propaganda actual trata de disimular o la ignorancia supina será la responsable de tanta aseveración? Por si acaso, valdría la pena hacer algunas aclaraciones al respecto.

Diríamos para empezar, que la comunicadora Yamiles en el periódico Juventud Rebelde no puede referirse, cuando habla del deterioro que ha tenido la vida de la mujer cubana, al desorden generalizado y a la ineficacia crónica que ha caracterizado la producción, casi de manera absoluta controlada por el Estado. Para nadie es secreto que la política agraria mediante la cual se estimulan formas ineficientes de producción pero que condicionan el manejo autoritario del Estado, es la principal responsable de la sempiterna carestía de alimentos. Los pocos campesinos independientes, no obstante la discriminación de que los hace víctimas el estado y la competencia desleal que les impone, han demostrado de sobra que un mayor estímulo a este sector es suficiente para acabar con semejante flajelo.

Una buena razón ajena también al bloqueo, puede encontrarse en el Granma del 9 de noviembre del 99, donde el Ministro de la Agricultura, señor Alfredo Jordán, revela cifras del orden de los 200 millones de dólares en ventas de productos agropecuarios producidos por el estado y por los particulares al sector turístico. En Moneda Nacional esto significa una suma de 4 mil millones de pesos, cifra duplica todas las ventas a la población del mercado agropecuario durante el año 99, que según el Balance del Ministerio de la Agricultura, fue de mil setecientos treinta y tres millones. Es obvio que los casi 2 millones de turistas que visitan la Isla, están comiendo demasiado si se compara con lo que están consumiendo los 11 millones de estómagos que nuestro deber patriótico debía priorizar.

Referente a los problemas con la salud pública, la invito a leer el proyecto de presupuesto nacional para el 2000 publicado en el Granma el 22 de diciembre. Según el documento no se priorizan ninguna de las carencias que usted refiere a la hora de distribuir los 2,050 millones de pesos atribuidos al MinFAG, a la vez que en el mismo diario pero con fecha 2 enero del 2000 considera la disminución del presupuesto en divisas de tal ministerio, en un orden del 50% al compararse con años anteriores. ¿No cree usted que es un desbalance muy exagerado que, mientras se da esta situación en un sector tan delicado como el de la salud, se ofrezcan zonas al turismo que garantizan un crecimiento anual superior a un 30% en cuanto a inversiones? ¿O que sea justificable la misteriosa pero evidentemente altísima cifra que se destina a hacer política dentro y fuera de la Isla mientras subsisten las dificultades que usted cita?

Particularizando sobre el tema de los medicamentos no puede desestimarse que aunque los Estados Unidos no nos vendan fármacos vienen de ese país una parte de los que consume la población y que si un día decidieran vendérnoslos, sería muy difícil destinar un dinero para su compra ya que ahora mismo pudiésemos estarlos adquiriendo en otros lugares y apenas lo hacemos. De manera semejante ocurre con los equipos médicos y otros renglones deficitarios cuya carencia es más fácil adjudicarla al bloqueo.

Y no se trata Yamiles Rodríguez que estemos o no de acuerdo con una ley de embargo que los años han demostrado cuán inútil ha sido, aunque ni siquiera se ha aplicado en toda su magnitud y capítulos, prioriza ahora, si queremos atenuar las vicisitudes no sólo de nuestras mujeres si no de todo el pueblo, que nos fijemos en nuestros errores y barbaridades, antes que continuar haciendo del embargo nuestro totí de todos los días, pues como al pajarraco negro de la jaula, a él quiere echársele la culpa de todo, mientras que nos hacemos de la vista gorda con responsabilidades que están a este lado del mar.

Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.