Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

18 de Febrero del 2000

CAMBIAR LA PIEL. Por Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- "No saben luchar, hay que saber luchar para sobrevivir aquí", dijo Santiago mientras pasaba un paño por la carrocería del lujoso coche que le ha sido asignado en su empresa. Desde niño Santiago fue buscador de las mejores oportunidades. Hablando en buen español, Santiago siempre fue oportunista.

Se muestra indiferente ante la gente del reparto donde se crió. Santiago es amabilidad total cuando hay un jefe suyo de visita en su casa. El llama "luchar para sobrevivir" a la adulonería, la delación traicionera y la intriga, claro, a espaldas de los demás.

Abundan los personajes como Santiago. Estos tiempos cubanos dan lugar a que florezcan sujetos de esa clase. Los hombres como Santiago son una raza que avergüenza a la humanidad toda. Este tipo del diablo entregó a su propio hermano a las autoridades al enterarse que era opositor. Así se ganó la confianza de los que mandan y gracias a ello tiene ahora su puesto de ejecutivo en una empresa. Esos son los hombres que se forman en la Isla ahora. Los aires del oportunismo soplan favorables para los ciudadanos de piel camaleónica.

Sí, Santiago cambia de color según vienen las circunstancias. No hay principios limpios en su alma. Ayer era otro cuando llegó de visita un vecino que vive en el exilio. Nos encontrábamos reunidos y conversábamos al fondo del patio de sus familiares. Santiago llegó y al abrazar al hombe casi llora. Casi nos impresionó la soberbia actuación. Juró y rejuró que había extrañado mucho al que venía de fuera. Le dijo que después quería hablarle a solas. Entonces, se fue sin despedirse de nosotros, como si no existiéramos. Pero hablamos claro. Le dijimos al otro sobre las traiciones arribistas de Santiago. El exiliado soltó una frase con asombro y decepción. -"Caramba, será posible que un hombre sea tan falso? Creí que ese abrazo era sincero, señores.

Explicamos que Santiago y la sinceridad no hacen pareja. Un hombre que entrega a su hermano buscando posiciones, no puede ser digno de confianza. Santiago dejó su piel en el camino. Ahora pasa el paño por la carrocería de su flamante auto asignado. Me mira y sonríe. Habla con altanería para todo el grupo sentado al borde de la calle. -"Ustedes no saben vivir la vida caballero. Yo la lucho a mi manera y a cualquier precio".

Es cuando me sorprende la palabra tirada a la cara de Santiago por mi hermano Roberto: "Un mierda". Se hace el silencio. Santiago se pone pálido como un muerto. Ya no pasa el paño por la piel del carro. Mi hermano va hacia él y escupe sobre la superficie brillante recién limpia. Detrás de mi hermano salgo yo y luego se van yendo los que estaban sentados al borde de la calle. Dice que sabe luchar para sobrevivir y yo siento pena por él. Sé de sobra que cada vez que cambia de piel, muere un poco.

Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.