Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de Febrero del 2000

¿QUE SERÁ DE TÍ, SAN VALENTIN? Por Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- A diario el corazón es derrotado por el estómago y por el deleite adulterado que propicia cualquier satisfacción material y mundana. El goce sempiterno de la pareja, el de amar y el de sentirse amado, que es la esencia misma de su perdurabilidad, parece que es atributo de un pasado poco interesante y práctico. No se trata de la eterna negación dialéctica en que lo viejo enjuicia lo nuevo, como si el mundo estuviese clavado en una generación de referencia. No es eso lo que ocurre.

Dicen que con los Beatles las cosas cambiaron para los jóvenes. Que la música maravillosa y anárquica que trajo el grupo formidable, junto a su estilo irreverente de presentación, los liberó. Entonces los jóvenes impusieron su manera desenfadada sobre el encartonamiento de los adultos. Luego envejecieron, pero continuaron siendo bien distintos a sus ensañados críticos de arte. Es verdad. El mundo cambió con los Beatles. Y también la forma de expresarse el amor, puesto que fue más libre desde entonces. Pero en su esencia misma siguió siendo igual. Necesario y mágico en la pareja, aunque le naciesen canas en su andar.

Toda sociedad debe conservar los bienes que transfieren al tiempo nuevo lo útil y hermoso del tiempo viejo. Debe propiciar también que eso útil y hermoso sea puesto en un espacio cómodo y aséptico para vivir. ¿Hemos acaso matado los genes y hecho inhabitable semejante espacio? Hoy parece que el amor va por el mundo con un economista de edecán para vigilar las estadísticas de rentabilidad y ganancia. Si el saldo es negativo, como empresa al fin, quiebra y se disemina el amor.

Conocí unos ancianitos casados desde muy jóvenes. Ambos eran pura risa y picardía. Ella falleció un día y desde entonces él es el ser que más callado hace sus deberes. Cuando termina, recuesta su taburete en el rincón más solitario de su hogar. Y desde allí mira alejarse el día por el mismo lugar que lo hace el sol. A las nueve recorre el diario camino que lo lleva a su cama. Entonces, si las flores del cuadro aún están frescas, se acuesta. Nunca ellos necesitaron una fecha para celebrar el día del amor, porque todos los días lo hacían con el mayor candor y naturalidad. Nadie como esos viejitos que apenas van quedando, puede enseñarnos sobre catorces de febreros. Cuando no existan más, ¿Qué será de ti, San Valentín?

Orestes Martín Pérez, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.