Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

08 de Febrero del 2000

EL FRACASO DE UN ENGENDRO: EL HOMBRE NUEVO. Por José Orlando González Bridón, de la CTDC para Cuba Free Press.

La Habana.- En la Cuba de hoy, a pesar de su sistema educacional que se puede considerar "avanzado" y de las organizaciones "no gubernamentales" creadas y dirigidas por el gobierno para encargarse de los niños desde muy temprana edad en su preparación y adoctrinamiento ideológico desde una línea política definida como socialista, marxista e internacionalista, con el objetivo de formar al "hombre nuevo" que deberá continuar y perpetuar la llamada "obra de la revolución", increíblemente, hay algo que no está funcionando. Los resultados, después de 40 años, no son los esperados. La obra comienza a desmoronarse.

¿Qué será? ¿Los conceptos anacrónicos que desde el punto de vista social, económico y político el régimen impone en la formación de las nuevas generaciones? ¿Será el exceso de control de adoctrinamiento que sufren las generaciones en este sistema desde que nacen hasta que mueren? ¿O será la falta de capacidad e inteligencia de los que el régimen designa para tales empeños?

En realidad el gobierno cubano desde hace más de 4 décadas, ha invertido y sigue invirtiendo cuantiosos recursos tratando de construir un "hombre nuevo" valiéndose de viejas herramientas y obsoletas filosofías que nunca dieron resultado, a no ser el atraso y el aislamiento de los que las usaron, motivo por el que hoy la humanidad la recoge en su historia como desecho que no se puede reciclar.

No obstante el gobierno "revolucionario" de Cuba insiste en el uso de estas herramientas y filosofías, no aceptando lo que el desarrollo de la humanidad ya tiene demostrado. El régimen intransigente de Cuba desafiando la historia en su afán de construir un "hombre nuevo" para una sociedad incierta, ha creado maquinarias y mecanismos que reafirman su carácter totalitario para controlar y adoctrinar desde muy temprana edad a todos los ciudadanos cubanos como son la Unión de Pioneros de Cuba, la Federación Estudiantil de Enseñanza Media, la Federación Estudiantil Universitaria, los CDR, la Federación de Mujeres Cubanas, entre otras, haciendo creer a los tontos que son organizaciones no gubernamentales (ONG).

Desde que nace, el niño es controlado por la Tarjeta del Menor, cuando llegan a la enseñanza primaria son controlados por la Unión de Pioneros de Cuba (UPC), organización "no gubernamental" que se encarga de enseñar, preparar y adoctrinar a los niños para que se formen y sean como el "Che", el guerrillero heroico, imponiéndoles una consigna: "Queremos el comunismo, seremos como el Che". En la enseñanza media son controlados por otra ONG, la Federación Estudiantil de Enseñanza Media, organización de corte comunista que también se empeña en la construcción del "hombre nuevo" para continuar la obra revolucionaria, entendiéndose por hombre nuevo al hombre honesto con un alto concepto del nuevo criterio de patriotismo revolucionario comunista, del internacionalismo y del sacrificio por los demás. Los que alcanzan el pre universitario o técnico medio, también son controlados por la FEM apoyada por la Unión de Jóvenes Comunistas, organización política que abierta y directamente impone su doctrina a la FEM. Para los que logren llegar a la Universidad, ahí está la FEU, Federación Estudiantil Universitaria, otra "ONG" que con mayor rigor controla y orienta las actividades de los jóvenes bajo el control dentro del Partido Comunista de Cuba y la Unión de Jóvenes Comunistas.

Además del control y adoctrinamiento de los estudiantes por estas organizaciones que, por supuesto, son creadas y dirigidas por el gobierno para estos fines, cuando los niños alcanzan la edad de 14 años, también son controlados a nivel de cuadra a través del Comité de Defensa de la Revolución (CDR), singular organización "no gubernamental" que tiene como función vigilar, controlar e informar a los órganos represivos y políticos del país, del comportamiento de todos, para una posterior medida de pase de cuentas. Otra de sus funciones es orientar, de acuerdo a la doctrina comunista, el comportamiento de los estudiantes cuando no están en las aulas. Del mismo modo la Federación de Mujeres Cubanas controla a las jóvenes y su única función efectiva es recaudar fondos para el mantenimiento del sistema comunista. Y como si todo esto fuera poco, al cumplir los 16 años de edad, son registrados en computadoras, asignándoles un número de 11 dígitos que podríamos comparar con un proceso de inventario, como si fueran propiedad de alguien. Así quedan todos controlados por el Estado por el resto de su vida.

Desde que el niño nace y después, a través de sus estudios, está siendo vigilado por el Estado a través de todas estas organizaciones que el régimen quiere hacer aparecer como "no gubernamentales". Ni con el excesivo control y adoctrinamiento comunista que sufren los niños y jóvenes (no hay nada más donde aprender, ni dónde escoger), ni con la imposición de asignaturas de corte político y de la antigua e ineficiente filosofía comunista, que le imparten durante toda su trayectoria como estudiante para formar y encaminar al joven hacia una sociedad socialista, y concientizarlo del papel que tendrán que jugar en la continuación de la obra revolucionaria, no han podido construir a este "hombre nuevo" a pesar de que el gobierno ha dedicado más de 40 años a este empeño.

Esto no lo digo yo, se puede ver, palpar y comprobar por las calles de cualquier municipio de la Isla. Miles y miles de jóvenes que fueron preparados por la Revolución hoy se refugian en la apatía, la indiferencia, abandonan los estudios por falta de incentivos, de motivaciones, están ahogándose en el aburrimiento y la monotonía de todos los días, cansados están de tantas promesas. Ya no creen en nada ni en nadie. Sólo creen que fueron engañados. En estos momentos miles de ellos están formando parte de la población penal del país. Otros miles se fugan de la Isla buscando en otras tierras lo que aquí se le niega: la libertad plena del hombre. Muchos de los que logran resistir y terminar sus estudios, prefieren no trabajar para el estado incorporándose al trabajo por cuenta propia o a otra actividad que pudiera ser ilícita, pero la prefieren, o de lo contrario sufrirían discriminaciones de todo tipo, incluso por ser cubanos sus aspiraciones son limitadas. Sólo los utilizan como mano de obra barata y para hacer acto de presencia en cualquier actividad política que el régimen necesite para su campaña de masividad en defensa del socialismo, de la patria que el estado ha creado con falsos conceptos ideológicos.

Por otro lado, el alto costo de la vida en Cuba y los bajos salarios hacen que apenas puedan resolver sus necesidades. Es notorio ver que estos jóvenes que desde que nacieron están bajo un intensivo tratamiento político en busca del "hombre nuevo" se hayan apartado tan radicalmente de esa doctrina y sus ideas y su actuar no tengan que ver nada con lo que les inculcaron por tanto tiempo. No reaccionan por lo que les dijeron, si no por lo que ven.

Otros miles de jóvenes que se mantienen estudiando o trabajando para el estado, evolucionaron y se adaptaron en otro sentido, creando mecanismos para sobrevivir como la "doble moral", el "oportunismo" el "interés personal", la "sinvergüencería", la pérdida de los valores éticos y morales que les permitan vivir o convivir donde no se sienten bien ni identificados. Estos jóvenes evolucionaron hacia otra forma de indiferencia, apatía y rechazo al constante control y adoctrinamiento a que el sistema los somete.

Todos estos jóvenes, los que evolucionaron hacia un lado o hacia otro, han sido víctimas de un cruel tratamiento psicológico durante toda su vida. En realidad nunca fueron niños. Fueron tratados como soldados que se preparan para una batalla, perdieron su juventud y sus esperanzas. La revolución los defraudó para toda la vida. Este es el fruto que se está recogiendo después de más de 40 años de revolución y de doctrina comunista. Estos son los hombres nuevos que ha creado la maquinaria comunista. Hombres defraudados, indiferentes, sin esperanza, sin fe. Hombres desmoralizados, sin criterios, hombres proclives al delito, peligrosos, violentos. ¿Qué es lo que no sirve en Cuba que ha hecho tanto daño a la sociedad? No son los conceptos, no son los excesos, no es la falta de capacidad de algunos. Ciertos psicólogos cubanos en programa de televisión reciente plantean que estos son efectos sociales producidos por el "facilismo" planteando como solución la represión policial, las cárceles, las sanciones monetarias y el aumento de la vigilancia y la intransigencia revolucionaria. Sólo hablan de los efectos pero ninguno quiere hablar de las causas que verdaderamente ocasionan este desastre social. Porque tendrían que hablar del gobierno. Porque es el gobierno, el sistema político, el estado comunista totalitario que impera en Cuba por más de 40 años el causante de este daño social y de todos los sufrimientos y limitaciones que hoy padecemos los cubanos. Y con la trágica y sanguinaria consigna de "socialismo o muerte" creada por los comunistas cubanos, confirman que prefieren dar muerte al pueblo antes que darle paso al bienestar y a la felicidad.

José Orlando González Bridón, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.