Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

07 de Febrero del 2000

CELIA CRUZ: CON LA VENIA DE DIOS. Por Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Celia Cruz tuvo la oportunidad de hablar con Dios. Le preguntó al Supremo cuándo se la iba a llevar y Dios le dijo que la autorizaba a morirse cuando ella quisiera. Celia sigue cantando para los cubanos, los del exilio tienen el privilegio de tenerla allá. Los que viven en la Isla tienen que conformarse con escucharla el casetes clandestinos que pasan de mano en mano. Celia está prohibida en Cuba.

Al colmo se llegó hace unos días. Una canción de la sonera mayor interpretada por un reconocido salsero de Cuba ha sido sacada de la circulación. Isaac Delgado la convirtió en todo un éxito. Llegó a oídos de las autoridades que Celia interpretaba también y orientaron a todas las emisoras del país, prohibirla. Los que no tuvieron la oportunidad de grabarla, sólo les queda la esperanza de que una mano amiga les preste la suya. Nos han prohibido a Celia porque no admite concesiones en cuanto al régimen de la Isla. Nos han prohibido a Celia Cruz porque se niega a cantar en una Cuba cautiva. Lo cierto es que ella fue tocada por la bendición divina y elegida para alegrar corazones. Celia lo sabe y canta para que la gente baile con ella. Los cubanos de todas las generaciones, con suficiente oído para saber lo que es buena música , aplauden a Celia Cruz hasta el arrebato. La voz de esta sonera sin igual, es como un enorme barco que en cada puerto reparte alegría. El puerto de Cuba le está vedado, pero desde lejos, Celia monta las letras y los sonidos en el aire, sabiendo que nada le pueden prohibir al aire.

Celia Cruz se fue de Cuba cuando "todo" empezaba. Supo ver que el canto viviría en amenaza constante de revisionistas y oportunos. Tuvo el valor suficiente para salvarlo. Ahora sigue salvándole la risa de su música a todos. Qué bueno que Celia sigue viva y cantando mejor que nunca. A todos los cubanos les viene bien que esa voz no se apague. También nos viene bien que Celia no se deje vencer por las nostalgias. Es por eso mismo que le creemos cuando dijo que habló con Dios y El supo escucharla.

Hasta acá nos llegan los artículos de las ocurrencias de Celia en sus conciertos en vivo. Van mucho más allá del diálogo abierto con los que la quieren y tienen la oportunidad de verla retar el tiempo y la censura. Si en una calle cualquiera del exilio encuentran a Celia Cruz, dénle un abrazo de cubano en la distancia y díganle que sí, que la seguimos escuchando, que la vamos a seguir bailando que le vamos a ganar a los "aguafiestas" que estamos aferrados a no dejarnos tumbar el campo. Le dicen también que desde lo más hondo de nuestros corazones damos gracias a Dios por no llevársela porque sabemos que si Celia Cruz se muere, un gran pedazo de Cuba se va a morir con ella.

Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.