Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

03 de Febrero del 2000

VINDICACION DEL CHOTEO. Por Armando Añel, Cuba Free Press.

La Habana.- "Volvió al encierro de su secuestro y al infierno de un hogar de voraces y lejanos parientes repleto de raros objetos y de visitantes canallas y cínicos de los más grotescos que ha procreado aquella sociedad". La cita no procede, como pudiera parecer, de una novelita de horror y misterio, ni siquiera de uno de esos melodramáticos textos que solemos atribuir, quizá injustificadamente, a Corín Tellado. Cito textualmente del editorial del periódico Granma titulado "Los primeros frutos de la Monstruosidad", con fecha 28 de enero del 2000. Por supuesto, quien volvía al mencionado encierro (léase al domicilio de sus familiares en Miami) no era otro que Elián González. No faltaba más.

Pero la pobreza de la sintaxis y el tono apocalíptico de la cita no deben distraer al amable lector: La fiesta aún está por comenzar. Contada por los voceros del gobierno de La Habana, la historia del balserito cubano resultará todo lo truculenta que se quiera, pero no podemos obviar la subyugante vena humorística que la atraviesa. "Estos tipos son unos tipos" hubiera exclamado refiriéndose a los susodichos voceros, el padre de mi madre, que en paz descanse. "Estos tipos son divertidísimos", le hubiera contestado yo, y no precisamente por llevarle la contraria. Véase si no la versión oficial de los hechos:

"Los secuestradores, bandidos, mafiosos, etc., que mantienen por la fuerza a nuestro niño Elián González en la ciudad infestada de víboras que es Miami, han convertido en un carnaval siniestro todo lo que acontece alrededor de este hijo de nuestro invicto pueblo quien constituye un símbolo de los logros de la revolución y el socialismo en nuestra digna e irredenta patria. En principio Elián fue secuestrado por su padrastro, un connotado delincuente que los amenazó con un cuchillo a él y a su mamá (que de ninguna manera quería irse de Cuba y que era una entusiasta miembro de la juventud comunista) obligándolos a tomar la embarcación que los conduciría a los Estados Unidos. Ya en territorio yanqui Elián vuelve a ser secuestrado, esta vez por un diabólico pariente ávido de riquezas quien comienza a torturarlo no sin antes ofrecerle 4 millones de dólares al padre, el indoblegable revolucionario Juan Miguel González. La histérica lobezna Marisleysis, sedienta de publicidad, finge un cariño que no siente por el niño a quien sus torturadores le compran juguetes, le ofrecen golosinas, lo llevan a Disneylandia con el propósito de desequilibrarlo mentalmente. Como el padre de Elián no puede viajar a los Estados Unidos ya que sería secuestrado o asesinado por la gusanera terrorista de la Florida, las humildes y bondadosas abuelas del niño lo sustituyen, teniendo el placer infinito de ver físicamente a su nieto después de 70 días de dramática y torturante ausencia. Cual en una celda carcelaria comenzó el calvario silencioso de las abuelas que pudieron constatar el criminal trabajo de los capos de la llamada Fundación Cubano Americana quienes, tortura tras tortura, le han cambiado la mente a Elián ¿Qué es lo que van a devolver a su familia y a su Patria cuando el crimen repugnante contra la mente y el alma inocente de ese niño que hoy se comete a los ojos del mundo, se haya consumado? La imagen de Elián, como la del Che recorrerá el mundo y permanecerá para siempre en nuestros corazones".

Me he limitado a sintetizar la historia sobre la base de los giros, frases y términos utilizados y repetidos hasta la saciedad por los medios de difusión masiva en poder del gobierno cubano. Si a alguien le parece exagerado lo anterior, puede consultar (creo que ya circulan por Internet) los periódicos Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores, todos (como todo en Cuba), bajo el control del partido comunista. Aún así, hasta yo mismo he dudado de la lealtad de ciertos periodistas al servicio del régimen. También la ridiculez tiene límites. ¿No será que infames agentes de la CIA se han infiltrado en los medios oficiales incitándolos a hacer el ridículo con el pretexto de denunciar al imperialismo yanqui? ¿No se tratará de un complot más con el fin de desprestigiar a la revolución cubana? La historia tiene sus paradojas y definitivamente, en la inimaginable Isla del Choteo, cualquier cosa puede pasar.

Armando Añel, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.