Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

11 de Enero del 2000

CORONELES Y SOLDADOS. Por Rafael Contreras, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- -"!Llévenselo de aquí, lo quiero preso!"

El coronel terminó la frase con un cortante gesto de la mano. El sargento se quedó por un rato a la oficina, junto al soldado Reguera. Como si esperara una contra orden que demostrara que el Coronel se arrepentía. No hubo tal. Salió con el soldado de la oficina y se dirigieron a los calabozos de la Unidad.

Los otros guardias estaban formados en el patio. Un lindo patio que no merecía tener una unidad militar. Menos aún una mandada por un hombre como el Coronel. Lo cierto es que ahora el soldado Reguera, iba preso.

Noches atrás, se habían encontrado unos carteles subversivos en el Polígono exterior. Cuando se hizo el pase de lista se supo que faltaba Reguera. El mismo fue su salación. Casi a media noche, cuando llegó el soldado, lo esperaban para arrestarlo. A la mañana siguiente lo citó el Coronel. Estaba acusado de haber colocado los carteles subversivos en el polígono.

Reguera es un soldado con gracia suficiente para las mujeres del vecindario cercano a la Unidad. Pero cometió el error de su vida. Se enamoró de la única hija del Coronel. Todos se lo advirtieron: -El Coronel te está cazando Reguera". El seguía confiado, el amor es inocente, confía siempre en el triunfo, no ve los obstáculos.

La noche de los carteles Reguera estaba citado con la hija del coronel. Imposible que pusiera carteles. Dos días después de la orden de detención , su propia hija llegó ante el Coronel para contarle todo a su padre. A demostrarle la inocencia de Reguera. Todo resultó inútil. La joven se fue llorando. El padre ordenó al chofer que la sacara de la Unidad, que la llevara lejos de allí.

Pasados dos días, se supo que habían capturado al hombre que puso los carteles. Claro, no era Reguera. Y eso, también se sabía. El sargento ordenanza entró ala oficina del Coronel para hacerle una justa petición: -"Coronel, ¿Podemos soltar a Reguera? Está libre de cargos.

El coronel recorrió al sargento con su mirada, encubriendo la frase con rabia contenida: -"No sargento, Reguera va preso. Tiene que aprender que las hijas de los coroneles, no son para los soldados. Yo lo quiero preso!"

Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.