Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

06 de Enero del 2000

DIA DE REYES. Por Ebenezer Ramírez, Cuba Free Press.

La Habana.- Tradicionalmente por cientos de años así se le llamaba al 6 de enero. Día de Reyes. Era un día muy alegre donde los niños recibían juguetes y regalos. Los niños de aquellos años pensaban en los Reyes Magos, nombrados Melchor Gaspar y Baltazar, como los que dejaban los juguetes que traían en sus camellos. Daban rienda suelta a su imaginación y existía la ilusión que hoy nuestros niños no tienen.

Pronto esos sueños desaparecieron. Muchos recordamos qué sucedió en la década de los 60. Los juguetes fueron "normados" y eran por libreta y sólo daban tres. Uno básico y dos no básicos. Y ya no había esa ilusión tan linda de la tacita de café, el tabaco y la media con la cartica adentro para el Rey Mago. Era mamá y papá que tenían que dormir tirados por los portales de una tienda par comprar el regalo de su hijo.

Ah, también dejó de ser en enero. Se celebraba en julio, por ser el mes aniversario del 26 de Julio, ataque al cuartel Moncada. Después ni enero, ni julio. Todo finalizó. El niño cubano desde hace mucho tiemo no sabe qué es un día de Reyes. Nace y no tiene ilusión infantil, desde que ingresa a la escuela primaria debe cooperar con las MTT (Milicia de Tropas Territoriales),-los niños también tienen que pagar a las Tropas Territoriales, con 20 centavos, de lo que les dan sus papás. Tienen que pedírselo a sus papás- y cooperar con la Unión de Pioneros de Cuba y contribuir a la recuperación de materias primas. El niño es incorporado a la política del país desde edades tempranas. Más tarde viene la educación secundaria donde se "analiza" para pertenecer a la Unión de Jóvenes Comunistas, y ahí debe cumplir también con otras tareas. Se le dan clases de educación militar. El niño cubano no tiene educación infantil.

Los más entraditos en años recordamos con regocijo el 6 de enero. Ese día veíamos a los niños vestidos de peloteros, de vaqueros, disfrazados, las niñas cargando en sus brazos hermosas muñecas, juegos de te, los patines y todo era muy hermoso. Muchas veces terminaba con payasos, juegos infantiles, alegre y divertido.

Hasta el padre más pobre podía obsequiarle a sus hijos el día de Reyes, estos regalos que eran una vez al año. Hoy esta fecha ya no se celebra. Se ha perdido para siempre. La revolución terminó con esa tradición tan linda y deseo decirles que los únicos que pueden tener algún juguete en este día, serían los niños que los padres reciben por alguna vía, dólares. Con dinero cubano, no hay juguetes. Y si los hay, los precios son inaccesibles. ¿Qué padre puede comprar una muñeca a 50 pesos si los salarios son de 100 al mes? Los demás son de madera rústica o de trapo. Nuestros niños no tienen ilusión. Perdieron para siempre su fantasía, tan necesaria en los primeros años de la niñez.

Castro terminó hasta con las festividades navideñas. Primero trasladó el 6 de enero para julio y después, no le bastó y el 24 de diciembre quedó abolido por completo. Gracias a la llegada del Papa y a su condescendencia para nuestro pueblo, que hace dos años por las conversaciones que tuvo con Castro es que el 25 de diciembre es considerado día feriado. Este año el gobierno declaró feriado también el 31de diciembre. Otra "concesión" que nos dejó atónitos a todos. A veces pensamos que Cuba es un país aparte de los demás. Y todo se le debe al capricho y dominio de Fidel Castro.

Los jóvenes no han vivido nada. No tienen en su mente recuerdos gratos de la niñez mucho menos de su juventud. Necesitan de más libertad para sus ideas infantiles, para sus sueños. Nuestra juventud resume todas su ilusión en la bebida, en las discotecas, donde no encuentran nada más que vacío, y es el único medio que tienen de olvidar las penurias por las que atraviesan día tras día.

No tienen zapatos, pantalones, pullovers, ropa de acuerdo a su edad y todo esto se compra en dólares. !Como si todos los padres ganaran dólares! Claro que no. Y tampoco tienen todos familia que les envíe dinero para sobrevivir en este país. La juventud está agobiada y triste. Aunque se ve otra imagen muy diferente de la real.

Urge pensar más en que los niños recobren su ilusión infantil, en que los jóvenes llevan una vida muy sacrificada en esta sociedad. Muchos de los que han salido en pantalla en estos días, cuando han llegado a sus hogares ¿qué han tenido para comer? ¿qué han tenido para subsistir? Pero, si no van, pobre de ellos.

Ebenerzer Ramírez, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.