Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

03 de enero del 2000

AIRES DE ENERO Por Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.

Pinar del Río.- Enero siempre llegaba cargado de atributos milenarios. Ahora en Cuba, tiene otros por decreto. Pero enero sigue empeñado en esconder los ancestrales, los de antes. El día 6 de enero, en los países de habla hispana especialmente, goza la infancia. Cada niño espera la mañana cargado de sueños y juegos. Para la tierra es día de Reyes Magos y la esfera toda, pertenece a los niños. Cuba queda exonerada.

En la memoria de los un poco mayores, aflora la nostalgia, acompleja la impotencia. Quienes recién empiezan a peinar canas y ya tienen hijos, sufren la pena de verles borrado, para siempre, el jubileo infantil de enero. En Cuba el día de Reyes fue quitado y , por si fuera poco, los juguetes desaparecieron de la Isla. Los pocos que se exhiben en escaparates inaccesibles, se ven tristes. La mano de los niños tiene que conformarse con tantearlos a través del cristal.

Enero le pasa indiferente a cada niño cubano. Ya no hay memoria para hablar del día 6 y sus mañanas. Los padres guardan el secreto en el mayor de los silencios. No vale la pena remover recuerdos cuando no hay ilusión en el presente. Melchor, Gaspar y Baltazar siguieron de largo a este lado del Caribe. No existen chimeneas para que bajen amparados a la sombras de la noche en la víspera. Las medias que guardan el pedido, se quedan como retazos de lo imposible.

Enero 6 es algarabía en el mundo de los "enanos" que son libres. Los niños no merecen que les quiten su retozo. La infancia sin juego en piedra que se muere, la niñez sin juego es vejez que se adelanta. Un juguete arrebatado por desfiles o consignas es muerte prematura de la mente. La niñez es un remanso por el que sólo la mente pasa. Quien no tiene la oportunidad de hacerlo es un frustrado sempiterno. Melchor, Gaspar y Baltazar, siguieron de largo. A ellos también los devora una de las prohibiciones y el miedo. La niñez ahora sufre camellos de hojalata que cargan multitudes con estruendo de rehabilitados dinosaurios. Por ojos llevan luces que a la infancia no miran. Melchor, Gaspar y Baltazar se vieron tragados por la utopía del aferramiento. Decidieron esperar. Para ellos hay todo el tiempo. Prometen regresar un día, cuando la risa y los juegos sean definitivamente los dueños del campo. Enero y día 6. La Isla parece no tener, por el momento, niños.

Rafael Contreras Bueno, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.