Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

15 de Julio del 2002

¿Quién dice que en Cuba no se violan los Derechos Humanos? Por: Richard Roselló, Periodista Independiente, Para Cuba Free Press.

Castro se ha metido en un hongoso gasto de recursos por la liberación de cinco cubanos capturados y acusados en los Estados Unidos por espionaje. Estos llamados “héroes”, enviaban a Cuba diversos informaciones confidenciales del gobierno al uso del régimen de La Habana.

Es abrumador, las horas, días y meses que el gobernante utiliza para hacer propaganda. Para trata de hacerle creer al mundo su total inocencia.

La prensa plana oficial de la Isla, cuando menos, dedica hasta seis días a la semana para exaltar la honestidad y el valor de sus misiones. Mientras por otra parte, condena el estado inhumano y el trato a que son sometidos en las diversas cárceles en que se hallan separados en las “entrañas del monstruo”.

Las declaraciones del periódico Granma son sensacionales y lacera a cualquiera que se deje engañar. Los frecuentes artículos escritos por el Dr. Julio Fernández Balté, profesor de Derecho de la Universidad de La Habana, son a lo sumo bochornosos. En uno de ellos (6 de julio) bajo el título Vejaciones a los reos, violaciones de la ley refiriéndose a los cubanos presos, hablan por sí solo. Basado en las declaraciones adoptadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas (9 de diciembre 75) mediante la Res. 3452 (XXX), señalando su artículo primero, que se condena tortura, y en consecuencia tiene que ser calificado como castigo cruel “todo acto para el cual un funcionario público u otra persona a instigación suya, inflija intencionalmente a una persona penas o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales...”

“Someter a una persona... a una incomunicación total, sin sus utensilios personales y sus instrumentos para escribir sus impresiones, con deprimente limitación de espacio físico en que se confina y ello sin una explicación o justificación razonable; todo ello... constituye la aplicación de sufrimientos graves, no solo físicos, sino sobre todo mentales”.

Al Dr. Balté, le han puesto sobre su mesa solo lo que a Cuba y a su gobernante les interesa decir. Desconoce, sin embargo, las torturas y el trato cruel de los presos políticos que guardan en sus prisiones.

Por citar un ejemplo. El Dr. Balté ignora quien es Leonardo Miguel Bruzón Ávila a quien conocemos como el Presidente del movimiento por los Derechos Humanos 24 de Febrero que radica en Ciudad de La Habana.

Balté no sabe, que no a 90 millas sino en su país, éste opositor guarda prisión, injustamente, por defender nuestros derechos. Ningún periodista oficialista se ha atrevido a comentar su arbitraria detención.

Al Dr. No le interesa saber que Miguel Bruzón a sido detenido en infinidad de ocasiones, encarcelado otras tantas y humillado en condiciones de tortura sicológica hasta lesionar su salud. En su propio país.

Balté es escéptico y niega ilustrarse que Bruzón lleva más de cinco meses encarcelado. Que el 23 de febrero, por el supuesto delito de desacato y desorden público, fue sometido 29 días en prisión de 100 y Aldabó. Y allí hizo huelga de hambre en un húmedo calabozo. Donde sobrevivió. El letrado Dr., que, además, es un iletrado en asuntos de violaciones en su misma Isla puede hasta dudar que Bruzón fue trasladado a la prisión de Melena II, al sur de La Habana donde permaneció del 23 al 24 de marzo. A ella llegó esposado de mano y pie. Y luego se le rapó su cabeza para ser conducido al hueco o celda de castigo. ¿Por qué?

El Dr. no está documentado que dicha mazmorra es oscura donde escasea el oxígeno y la ventilación también. Donde las hormigas bravas te inyectan más dolor del que vas a sufrir. Donde las picadas y silbidos de plagas de mosquitos no dejan que duermas. Y lo peor, donde, un oficial del penitenciario llamado Padilla, jefe del orden interior ha ordenado que no se le suministre agua.

El Doctor no se ha preocupado por saber que de allí fue trasladado a otra prisión. Una de mayor rigor en Quivicán. A unos treinta kilómetro de la capital. Dicha cárcel posee un acceso dificultoso y las visitas, una al mes, son durante una hora.

¿Quién es el que necesita informarse?. Durante los primeros días en que Bruzón llegó, estuvo durmiendo en el piso frió donde se le negó sus artículos de dormir. En el confinamiento lo ubicaron en el destacamento ocho rodeado de presos condenados por diversos delitos. ¿Pero cual es el suyo?. Luego lo pasan para el número seis conocido como grupo pendiente a sentencia de un tribunal.

Actualícese Dr. Las condiciones de Bruzón siguen siendo mínimas. Su cuerpo está flácido y blanco por falta de sol. ¿Y eso que no vivimos en Nevada? Sus pertenencias son revisadas continuamente. Sus cartas leídas antes de ser entregadas. No tiene ni luz con que escribir. Menos tiene acceso a la prensa ni otro tipo de información que acompañe la soledad de su tristeza. Su abogado, Jorge Ramón Betancourt Ortega no tiene aún en su poder el expediente de cargos por las que Bruzón fue a prisión.

Por favor DOCTOR, su catarata le permite solo ver el lado oficial del corazón. Trate UD. Ver, el no oficial. El del cubano de a pié. El de los presos de conciencia. Quienes desde una posición, no muy cómoda como la suya, hablan, condenan, sufren y hasta son imprescindibles cuando, sin aliento, hacen el trabajo suyo, el de ejercer el REAL DERECHO.

Reporto: Richard Roselló, Periodista Independiente, Para Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2002 - Cuba Free Press, Inc.