Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

01 de Julio del 2002

FAJAO CON LA CAMPANA. Fabio Prieto Llorente, de la API, de Isla de Pinos, para Cuba Free Press.

Isla de Pinos.- Memorables de verdad, los golpes de Teofilo Stevenson, al menos son esos los más convincentes que he visto en mi vida.

Claro, hay gente con otra filosofía del boxeo. A veces golpean con el codo, o después de la campana, meten la cabeza y usan otros trucos para debilitar y vencer a sus contrarios, Esto es parte del deporte.

Pero, nada de eso es permitido, el árbitro interviene, advierte y si la cosa sigue descalifica al infractor y gana el mejor. Esas son las reglas del combate, me atrevería a decir democrático.

Sin embargo, hay combatientes que no respetan reglas, se bajan con la campana, declaran al árbitro ilegal, colocan una medalla a los fieles, proclamándose campeones absolutos de la contienda. Algunos jueces se rinden y los espectadores apagan sus televisores indignados.

El Presidente del Partido “Colorao” es una muestra de este tipo de combate, se faja con doble V, para vencer al Proyecto Varela. Un Proyecto del pueblo cubano, aunque si un día fuera puesto en práctica quedaría mucho camino por recorrer.

Con tanta confusión, el contrario, ¡siempre hay un contrario!, se tira los caracoles en casa de Juana, para que le diga por enésima vez, cuando se va del país y José da otro puñetazo en el mostrador de la cafetería, “esto, está en blanco”, le dice el dependiente.

El adversario hace su papel de mil maneras, algunos incluso se dan golpes en la cara, avergonzados entre las marchas y banderitas; otros sentados frente al televisor, se preguntan: ¿Hasta cuando caballeros?, siempre con la misma cantaleta.

Si, la campana sigue sonando y el Comandante, digo el combatiente, tirando golpes a diestra y siniestra; el árbitro, al fin, le llama la atención desde cada esquina y brincan del cuadrilátero, los jueces abochornados, tal vez por su papel nominal anulan el combate y ni las toallas salvan al violador.

Al final, se prohíben terminantemente las peleas de este tipo en esa Cuba, y los hombres comienzan a beber buen vino, a trabajar y disfrutar de la televisión, mientras que las mujeres quieren otra vez bajar de peso, y hacerse la cirugía plástica.

Es la vida a que esta acostumbrado occidente y los latinoamericanos, para andar de combate en combate; sino, pregúntenle a Stevenson, que por lo que se dice le va muy mal fuera del cuadrilátero.

Reportó: Fabio Prieto Llorente, de Isla de Pinos, para Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 2002 - Cuba Free Press, Inc.