Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

12 de enero de 1999, Cuba Free Press.

EL JUICIO ORAL EN EL PROCEDIMIENTO ABREVIADO Por Ofelia Nardo Cruz, Cuba Free Press.

La Habana, Cuba Free Press.— Como en toda la instrucción precedente al juicio oral, en este procedimiento se procura que el trámite sea rápido. Da la impresión que la libertad que entra en análisis pasa a un segundo plano. Y que lo más importantes es aplicar, de una vez, la sanción y cerrar la causa. Al fin el acusado es culpable.

Recordemos, para comprenderlo bien lo dicho que el juicio puede celebrarse sin la práctica de las pruebas y que si la defensa las procura el tribunal puede rechazarlas respeto a lo cual el inciso Ch, del artículo 487 señala: "Contra el auto que rechace pruebas no procede recurso alguno".

Pero no sólo procede recurso contra el auto de rechazo. Parece que tampoco esas pruebas podrán presentarse en el recurso que admite la sentencia dictada en el juicio, pues el inciso C, de la regla número 9, del propio artículo establece: "En la vista de celebrarse sólo se practicarán pruebas cuando ello resulte imprescindible y siempre que éstas se hubieren practicado en el juicio de primera instancia."

Significa que tampoco la Sala de Apelaciones tiene que practicar pruebas, con lo que queda prácticamente eliminada esta garantía procesal.

Por otra parte, en el juicio oral de primera instancia se prescinde de la práctica de las pruebas, y sólo se requerirá la presencia del acusado, el defensor y el fiscal, convirtiéndose el juicio, de hecho, en una vista donde el acusado declarará si accede a ello. Y tanto el fiscal como la defensa harán sus respectivos alegatos. El tribunal, para dictar sentencia, se atendrá las pruebas documentales presentadas por la parte acusatoria, según lo autoriza la regla 3, del ya mencionado artículo 487.

No obstante, la reducción del proceso y sus garantías no concluyen si el acusado o el defensor, en su caso, manifiesta al comenzar el juicio su conformidad con la sanción que pide el fiscal y su acusación, de inmediato el tribunal podrá dictar sentencia: "4) Al comienzo de las sesiones del juicio oral, el acusado o su defensor podrán dirigirse al presidente de tribunal para exponerle su conformidad con la acusación presentada por el fiscal, solicitando se dicte sentencia con arreglo a ella. En este caso el tribunal podrá declarar el juicio concluso para sentencia, sin otro trámite o continuarlo por el procedimiento establecido".

Por último, la sentencia se podrá dictarse en el acto, luego del receso necesario para la deliberación o en los tres días hábiles siguientes. Pero siempre frente a las partes, también presenta su novedosa diferencia, con la que se dictan en los procesos no abreviados: "Artículo 487: 6)… el acta de pronunciamiento de la sentencia implica el de su notificación y desde ese momento comienza decursar el término para recurrirla. La sentencia será declarada firme en el acto si al pronunciarse el fallo, las partes expresan su conformidad con ella. Este particular se hará constar en el acta del juicio oral".

Es el fin de un proceso que comienza, por lo regular, con la confesión del acusado y que a partir de ella parece que el hombre deja de tener relevancia, como persona humana, y sólo importa la rápida sanción. Un proceso que, paso a paso, va eliminando las ya limitadas garantías procesales hasta dejar solo al acusado (de ordinario confundido y temeroso) frente a sus acusadores, con una defensa de oficio y un tribunal cuya imparcialidad, tantas veces discutida, no está probada.

Ofelia Nardo Cruz, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.