Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

9 de octubre de 1998, Cuba Free Press.

ACOSO POLÍTICO Y DELITO COMÚN Por Ofelia Nardo Cruz, Cuba Free Press.

La Habana, Cuba Free Press.— Se hace difícil a veces definir cuando un ciudadano es acusado o sancionado por un delito político pues el gobierno cubano niega su existencia, alegando que todas las condenas recogidas en el Código Penal constituyen delitos comunes.

No obstante, el propio cuerpo legal, atendiendo al supuesto bien o derecho que ampara a cada artículo, nos puede indicar cuando estamos en presencia de un delito de ese tipo. El de propaganda enemiga por ejemplo, que proscribe y sanciona las manifestaciones y expresiones ciudadanas contra el sistema socialista es, a todas luces, un delito que viola las libertades consagradas en el artículo 19 de la Carta y puede definirse fácilmente como político.

Pero no siempre esta diferenciación es tan sencilla. Es necesario tener en cuenta que con frecuencia se acusa tanto a opositores como a sus familiares de delitos realmente comunes en una especie de impotente venganza. Un empeño desesperado por vencer la resistencia cívica y ocultar el ejemplo que constituye su conducta.

Por decenas pueden contarse los que son acusados y sancionados por supuesta peligrosidad social. Conducta que sin ser delito posibilita el encarcelamiento impune e injusto de muchos que sólo abogan por una patria democrática y unida.

Otros como José Orlando González Bridón son sometidos al acoso constante que va desde provocaciones y sanciones a su hijo hasta la acusación de dedicarse a la venta de artículos mal habidos. Esta falsa imputación fue el pretexto más reciente para practicarle un registro y encautarle el único bien de valor que poseía: un viejo aire acondicionado, comprado en 1986, con propiedad y recibo de pago, que aún permanece en poder de las autoridades. Mientras su hijo asmático pasa las noches en desesperadas vigilias.

También el doctor Elías Biscet ha tenido que sufrir la imposición a su esposa de una multa por más de mil pesos, mediante la falsa imputación de realizar labores de manicura sin licencia. Además, del lógico disgusto, el pago arbitrario de la multa parece ser uno de los precios que está obligado a pagar su cívica conducta.

Injurias y acusaciones callejeras o en sus propios domicilios, encaminadas a provocar miedo y desestabilización en las familias, sobre todo contra los más jóvenes, han tenido que enfrentar Viky Ruiz Labric, Ana Luisa López Baeza, Vladimiro Roca Antúnez y muchos más, como si con eso se pudiera lograr la renuncia a sus posiciones o su silencio.

Así, los que guardan el orden, la seguridad, la buena marcha de la sociedad logran dar rienda suelta a sus imaginaciones, mientras cumplen con el deber de acosar a todo el que se atreve a salir del redil y correr la aventura de pensar con cabeza propia y actuar conforme a su libre pensamiento.

De manera que no queriendo aceptar la existencia de delitos políticos logran en cambio llevar muchos delitos comunes a esa categoría, dando al traste así con su propósito.

Ofelia Nardo Cruz, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1998 - Cuba Free Press, Inc.