Desde Dentro de Cuba

Distribuído por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

La Habana, 20 de junio de 1998, Cuba Free Press.

Presunción de Inocencia. Por Ofelia Nardo, Cuba Free Press.

El artículo tres de la Ley del Procedimiento Penal cubano dice: "se presume inocente a todo acusado mientras no se dicte condena contra él."

Pero también esta ley admite que sea procesado un acusado y hasta se le dicte medida cautelar de prisión preventiva, sin que las actuaciones sean aún de conocimiento de la defensa ni se detenga esta por parte en el proceso, lo que más parece un estado de indefensión que una presunción de inocencia.

Cuando esta presunción debe aplicarse a un ciudadano, que se opone al régimen, manifestando su criterio contrario a las actuaciones gubernamentales o políticas que rigen el país y que está siendo sometido a proceso penal, entonces se asemeja a la culpabilidad pues se le aplican tratamientos no sólo contrario a las leyes internas, sino también a los más elementales derechos del hombre.

Este es el caso de al menos 6 personas que desde hace un año esperan para ser juzgados en cárceles de máximo rigor y juntos a sancionados por delitos comunes graves, a veces en crítico estado de salud, como es el caso de Reynaldo Alfaro y Marta Beatríz Roque, que en varias ocasiones han denunciado serias conductas agresivas en su contra.

A estas personas, no sólo parece que se les presume culpables a priori, sino que puede decirse que ya están siendo sancionados o tratados como tales sin que las autoridades se ajusten a lo que establece el primero de los artículos de nuestra ley de procedimientos cuando expresa: "No podrá imponer sanción o medida de seguridad como consecuencia de hechos punibles o estado peligroso en represión o tratamiento de los mismos, si no en conformidad con las normas de procedimiento establecido en la ley y en virtud de sentencia dictada por tribunal competente."

En la presunción de inocencia, como en el presupuesto del artículo primero de nuestra ley procesal, interviene grandemente la conducta y el ánimo del hombre que deberá llevarlos a efecto y no debemos olvidar que se nos conceptúa como "enemigos", "gusanos", "traidores" y otros calificativos que pueden afectar la actuación de los que detentan el poder. La propia Constitución niega las libertades ciudadanas a los que deseen vivir en democracia y por tanto, podrían cambiar el sistema social y económico que impera, como determina el artículo 62, cuando, entre otras cosas, señala: "ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos pueden ser ejercidas contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia ni fines del estado socialista . . . "

La presunción de inocencia, sobre todo, en estos casos, es más una frase que una realidad. FIN, por Ofelia Nardo, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1998 - Cuba Free Press, Inc.