Desde Dentro de Cuba

Distribuído Por El Proyecto Cuba Prensa Libre.

La Habana, 5 de noviembre de 1997, Cuba Free Press

** Casta de Robles. Por Raúl Rivero Castañeda, Cuba Free Press.

¿Cómo somos los cubanos de fin de siglo? He aquí una pregunta para estremecer a cartománticos, científicos, cubanólogos y babalaos, pero para cualquier funcionario comunista criollo es pura sencilléz: los cubanos, al menos los de la Isla, somos valientes, decididos, anti-imperialistas e invencibles.

Esa bobería nacional, difundida, sembrada y cultivada durante casi 4 décadas es, hoy por hoy, un elemento muy peligroso, un valor insensato que añade substancia explosiva al hervor cotidiano de esta sociedad.

El siniestro nacionalismo artificial, creado a través de una prensa concebida bajo un síndrome Down ha conseguido convertir a muchos ciudadanos de este país en comprófagos universales, título que en buen cubano, tiene un adjetivo mas sonoro y poderoso.

Así por ejemplo, cuando hace unos días, la escuadra nacional de boxeo, perdió el título en Budapest, escuché un comentario por la radio donde el periodista, desconcertado, se preguntaba cómo un mediocre desconocido (que acababa de coronarse campeón mundial) había podido derrotar a la estrella local, al cubanzo que ya en la escalerilla del avión juró por Lenin que traería la medalla para el pueblo y el partido.

El sentimiento de frustación, de ira e incredulidad que motivaron esa nota no es patrimonio individual del escritor de necedades, es una ola fatal que tiene que ver con el triunfalismo que impregna la atmósfera del país.

Por esos días también una campaña de prensa, radio y televisión, denuncia que la representante del país a un concurso de canciones celebrado en Lima, Perú, fué despojada de su premio, no importa cuál, ella debía ganar un premio. Se sabe que el sistema mas democático del planeta está instalado en esta Isla, que las elecciones con mas particpación, se celebran aquí, y el partido con mas apoyo popular se fundó, vive y gobierna en esta maravilla antillana que Dios nos dió, desde luego, con la generosa ayuda de la Unión Soviética. Pero seguimos ganando. En estos años de Período Especial, centenrares de artistas cubanos, sin trabajo en su país, han ido a México a enseñar a bailar Jarabe Tapatío y a cantar corridos, o están en Colombia explicando el sentido del ballenato desde la óptica marxista.

Los mejores cuadros del socialismo mundial, formáronse en las competentes escuelas de Masso y Cabaiguán, andan ahora trasvestidos de gerentes, negociando con españoles y japonese, italianos y canadienses, para sacarles sus sucios dólares y continuar construyendo el socialismo.

Los rïos aquí no se secan, ni se arruinan por el deterioro ecológico, sino que se multiplican en represas y se convierten en pantanos, ricos en podredumbre, insectos y alimañas que fortalecen la fauna, de donde desapareció el estúpido Carpintero Real por ser incapáz de mantener su especie en las condiciones actuales.

Los cubanos de la Isla, donde quiera que vamos llamamos la atención, sobre todo en las aduanas, donde recibimos atención VIP, porque unos 20,000 al año renuncian al paraíso, siempre en disposición de quedarse lo mismo en Caimán Grande que en Montego Bay.

Pero seguimos siendo los mejores, somos ejemplo del mundo, lo dicen los líderes sindicales de América Latina que vienen invitados a los actos revolucionarios; lo dicen los dirigentes comunistas de Francia y de Argentina. Somos los mejores, los mas alegres y los mas resistentes que aunque suene a slogan para vender juguetes, se trata de nosotros, los cubanos.

En este archipiélago invencible, seguimos respirando el aire del Caribe, los invictos ciudadanos en espera del cambio de siglo ante un mundo que nos observa curiosos y verdes de envidia.

Esta es la canción oficial. El guanguancó no tiene caja de resonancia. Por Raúl Rivero Castañeda, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1997 - Cuba Free Press, Inc.