Desde dentro de Cuba

Distribuido por El Proyecto Cuba Prensa Libre.

La Habana, 1 de septiembre de 1997, Cuba Press.

La Prueba Irrefutable de la Falsedad de los Horóscopos. Por Ricardo González Alfonso, Cuba Press

La prueba irrefutable de la falsedad de los horóscopos, tanto el occidental como el del chino, somos los cubanos. Los signos zodiacales provenientes de Europa son una docena y otro tanto los ascendentes; y ni hablar del horóscopo oriental que solo tiene 12 posibilidades. O sea, que la variabilidad de las actitudes humanas oscilaría entre 12 y 144.

Los datos demográficos indican que la mayor de las Antillas está poblada por 11 millones de personas, y que unos 2 millones de compatriotas andan por el mundo. ¿Y quién ignora que "cubano" es un gentilicio que significa: No hay dos iguales y casi todos se parecen?

Como me plagiara Derencio: "Nada cubano me es ajeno", de modo que inspirado en los dos sistemas de horóscopos mencionados, inventé el zodíaco a la criolla. Posee también 12 signos y cuenta con un solo ascendente, el amor. Pero éste tiene 12 millones de matices. Eso, y saber que no existe ningún signo sin la influencia de otros, explica porque hay una posibilidad para la conducta sui géneris de cada cubano.

Primer signo: El Fiera -- Es una simbiosis del Leo occidental con el Tigre chino. Vive bien en cualquier selva, y no lo dudes: su rugido conjuga el verbo dominar en todos los tiempos. Su metal preferido es el oro. Su color el verde divisa o la bolsa negra. Su número de suerte el mayor. Suele ocupar cargos altos, aunque a veces termine en una celda estrecha, pero no le importa. Sabe que pronto resolverá a la mas ancha(y a la admiración).
Cuidado: Puede venderle la prisión!

Segundo signo: El Camaleón -- Paradójicamente los nacidos bajo este signo de reptil son hijos del aire, pues soplan a favor de cualquier viento. Poseen el atributo de asimilación. Su color preferido es el de la bandera que se iza. Su piedra es aquella que no se ve; y su número de suerte el del vencedor. Pero son erráticos. Creen sobrevivir a costa de todos, y cuando más, a toda costa sobreviven.

Tercer signo: El Rana -- Su temor mayor es un día no llegar a temer. El miedo es su atributo. El rana croa de pánico y calla de terror. Su piedra es aquella bajo la cual se puede esconder y su número de suerte el que no tenga que adivinar. Sin embargo es in inpredecible. De modo, que cuídese de él o ámelo. En este zodíaco tropical, contra todos los pronósticos, un rana puede saltar mas allá de cualquier signo y descubrir el otro hemisferio del corazón.

Cuarto signo: La Cotorra -- Los nacidos bajo este signo hablan por no callar. Y solo callan si van a decir. Andan en bandadas por colas, barberías, y parques, por peluquerías, bares y esquinas. Poseen el atributo de la indiscreción. Su piedra es cualquiera que sea bola y por tanto capaz de rodar. Su color predilecto es el más vulnerable a la crítica. Y su número de suerte el que logren desmentir. Nunca tienen el propósito de hacer daño pero rehuye a su presencia. Ni los ecologistas claman por su veda, y son tan prolíferas que ni ellas mismas temen extinguirse. Recuerde, lo del perejil es pura leyenda. Sin embargo, son muy susceptibles al silencio. Si usted es sordo, huyen al vuelo.

Quinto signo: El Cerdo -- Los nacidos bajo este signo generalmente carecen de Fe (Familiares en el Extranjero) que le envíen dólares para comprar desodorante y jabón en la "shopping" (tienda que solo vende con divisas). Claro, hay cerdos que tienen dólares, pero todo se lo gastan en cerveza de latica y huelen igual. Son peligrosos en lugares cerrados, sobre todo en el transporte público y si es en el verano, ni oler. Días favorables son muchos, cuando falte el agua. Desfavorables, pocos, cuando les corresponde media pastilla de jabón por la libreta de racionamiento. Obviamente, su atributo es el edor.

Sexto signo: El Chiva -- En vez de beeeee! - exclama, eeeel fueeeeee! Pues su atributo es delatar. Sus ojos ven los pensamientos. Sus orejas escuchan la próxima palabra, y su lengua revela el secreto mayor. Es su número de suerte el que solo sabe dividir. Su piedra la que unda en el pantano, y suelen andar en dos patas sobre cualquier corazón. Parece invencible. Pero, ay de los nacidos bajo este signo! Al final, roto el tambor, como decretan la canción y la historia, con su pellejo paga.

Séptimo signo: El Pajaro -- Es común en arboledas artísticas y literarias, más se le puede hallar en cualquier bosque, aun en los de difícil acceso. Durante décadas fue muy perseguido pero se reproduce con tanta facilidad que nunca estuvo en peligro de extinción. Su color preferido es el rosa, aunque algunos prefieren el malva. Y su número de suerte puede ser el del teléfono de usted. También se le conoce como loca o marica. Es inofensivo si no abre el pico.

Octavo signo: El Caballo -- Los nacidos bajo este signo poseen el atributo de la exageración. Empleado como objetivo, lo mismo es el superlativo de genio que de bruto. Carecen de piedra a no ser que tropiecen con ella. Su número de suerte es el 1 (si juegan a la charada). Deben andar con cuidado: cualquier día desfavorable lo convierten en tasajo. Tiene otra afeccion, pero usado despectivamente como sobrenombre político constituye delito por desacato (dos años de privación de libertad). Por razones obvias paso al siguiente signo.

Noveno signo: El Majá -- Es capaz de tentar al diablo mientras se come el fruto prohibido; y se le vé dichoso cuando se desliza con gracia entre las desgracias, y trepa por el poder sin que lo descubra nadie. Si, parece feliz.

Pero no le envidie. El nacido bajo el signo del majá codicia la posibilidad de los pasos; y se arrastra entre piedras y números sin suerte, en pos del has de corazón que nunca alcanza.

Décimo signo: El Carnero -- Más que un signo es una consigna. Su número de suerte es la multitud, y sin tener que ser marica, su color preferido es el rosa. Todo lo ve así. Se reproduce en epocas difíciles. Se diferencia del Chiva en que es más discreto, pero resulta igualmente cómplice. Su piedra es aquella que no se atreve a lanzar.

Onceno signo: El Gusano -- A pesar de la propaganda estatal, no es un signo opositor. Su atributo es la metamorfosis, ora es camaleón, ora es carnero. Su número de suerte es el de sorteo de inmigración. Se asemeja al Fiera en su predilección por el verde divisa y la bolsa negra, y gusta viajar como capullo de seda o no viajar; y regresar como mariposa, o no regresar.

Los demás nacimos bajo el decimosegundo signo, somos o fuimos, los hostigados, los encarcelados, los fusilados, y muchos tuvimos que emigrar. Nuestro número de suerte es infinito. Poseemos los atributos de la libertad y de la esperanza. Pero que nadie se sienta invicto u ofendido. Ya lo dije. En el zodíaco a la criolla, todos somos mestizos.

Por Ricardo González Alfonso, Cuba Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@freepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1997 - Cuba Free Press, Inc.