Desde dentro de Cuba

Distribuido por El Proyecto Cuba Prensa Libre.

La Habana, 22 de agosto de 1997, Cuba Press.

Moneda Nacional. por Raul Rivero, tomado del libro "Pruebas de Contacto".

Moneda Nacional.

Estaba amaneciendo y dentro de una hora la trasladaban para la carcel de mujeres de Manto Negro al sur de La Habana. Se vestia sucia y abandonada en la cama sujetada a la pared por dos cadenas. En el bolsillo de su jean, ahora pesado ya, pero contra su piel, habia hayado un billete de 3 pesos, doblado 32 veces, la figura del Che Guevara, imperceptible ya, sobre el fondo naranja. Estaba cansada y pesimista y un poco enferma. Pero iba a cumplir 2 anos de prision y tenia que seguir viviendo. Eso, tenia que vivir para su lucha para volver a los hijos, a los amigos, a la gente querida, para sentirse otra vez joven, limpia, bella en una playa o en una fiesta con mucha musica y mucha alegria.

Tengo que avisarle a mi familia, penso. Enseguida se puso a alizar el billete opaco, como de goma, empercudido por su paso de mano en mano, de gente probre. "Tengo que avisarle a mi familia". Ahora salieron las palabras y fueron una a una hacia el techo obscuro de la celda. La mujer pequena y delgada que estaba sentada frente a ella en la otra cama, le dijo sin mirarla: "yo tengo un mocho de lapiz, ve a ver si te sirve para algo".

Tomo el mocho de lapiz y vio su barra perdida en los bordes de la madera. Con esa materia roma y gris, escribio en el billete: "soy Mercedes Parada, me llevan para Manto Negro, el que se encuentre este mensaje, favor de llevarlo a mi familia, a la Casa No. en la Avenida 81 entre 114 y 116 en el Reparto Los Angeles, Marianao.

Una hora despues, dentro de la pequena furgoneta rusa, marca Was, conocida por los cubanos como wasabita, Mercedes comenzo a buscar una hendidura, un pequeno hueco en el piso para dejar caer el billete de 3 pesos impreso en secreto en un taller de China o de Checoeslovaquia. Antes de salir del municipio lo tiro en la calle, se sentia triste y sola, muy sola. Mientras el carro buscaba las ultimas casa de la ciudad.

Al atardecer, entre dos luces, un desconocido toco a la puerta de la casa de Mercedes, saco del bolsillo un billete estrujado y escrito y le dijo a la muchacha que estaba en el umbral: "Este dinero es suyo". FIN

Por Raul Rivero, tomado del libro "Pruebas de Contacto".


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@freepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1997 - Cuba Free Press, Inc.