Desde dentro de Cuba

Distribuido por El Proyecto Cuba Prensa Libre

La Habana, 31 de julio de 1997, Cuba Press

El Todo de la Nada. (Resena de La Nada Cotidiana de Zoe Valdez, MC Editores Espana SA 1995 por German Castro).

A una novela no se le deben reprochar sus omisiones. Es completa por definicion. El universo que pretende abarcar no es lo que define su alcance. Su mundo es lo que es y llega tan lejos como puede. Segun como diga lo que dice y segun lo que esto representa para el que la lee. En tal sentido, La Nada Cotidiana es eso.

Una novela que se situa entre esos titulos que pretenden transmitir la realidad cubana actual y que lo hace desde la optica de alguien que necesita hacerlo, no por simple inquietud intelectual, sino porque se lo exigen sus visceras empapadas de cada uno de los desencantos que describe y que al final suman un solo y unico desencanto, expreso ya en la oracion con que "rompe el libro". "Ella viene de una Isla que quiso construir el paraiso".

Es decir que el radio de accion de esta novela intenta cenir en una circunferencia infernal lo que mas inquieta a los cubanos dentro y fuera de la Isla y cuya connotacion existencial afecta tambien a los hombres de cualquier otro sitio ha saber: el destino de utopia que encerrada en los vestigios del socialismo real pretende borrar la otra encerrona que es el capitalismo, la Isla con su ultimo reducto.

Y seguira Zoe apoyandose en una prosa que resulta coherente con la metafora que va trazando con mano temblorosa por la pasion a destruir esa quimera. De ahi su rabia.

Asi en apenas un centenar y medio de paginas (segun MC (inaudible) Espana, 7a Edicion, 1995) asistimos a un compendio de cotidionabilidad de los cubanos de la Isla, sus penurias domesticas, sus desgarramientos a la diaspora, los personajes tipos (la gusana, el traidor, el fanatico, los espias . . .)

El sexo expresado en muy "cubano," el lenguaje tambien muy "cubano", tan "cubano" que en ocasiones asombra que pueda ser comprendido fuera de Cuba y entre muchas otras cosas la crisis de valores y la aguda confusion ideologica casi con certeza de que en algunos (los padres de Locandra Patria por ejemplo) se traduce en ofuscacion y locura y entre otros (la propia Locandra Patria) en ditrilogo desencanto. Y esta es la optica que permea cada poro de la realidad con su tinte angustioso que solo puede canalizarse por medio del estallido: la fuga, la fe politico/religiosa, . . . o la novela.

Asi en apenas ese centenar y medio de paginas quedan apresadas casi todas las obsesiones de los cubanos de hoy.

Esto justifica en cierto modo sus defectos. Justifica que su prosa a veces sea incorrecta y con algunas -lo llamaremos asi- inadvertencias.

Justifica por ejemplo que en la pagina 41 sea redundantemente virgen, porque en efecto lo era, porque nadie habia penetrado su bulba y porque su imen estaba intacto. Que en la pagina 134 nos entere, sin proponerselo, que el Papa era lesaniano (?) Que en la pagina 27 este bebiendo un café retinto que hace unos minutos era polvo y ahora es liquido! Y que haya tanto sexo vulgar, incluso chabacano (comercial?) como contado por una "jinetera" de segunda. Tambien justifica -ya en otro angulo- su resentimiento excesivo que convierte al libro en un libro "comprometido" o lo que es lo mismo, politicamente parcializado en correspondencia con la vieja escuela del Partido, solo que al reves. Lo que le impide expresar el claro/obscuro real de su inmediatez.

Lo justifica, pero no favorece a la novela como tal, que hoy pueda apoyarse en las circumstancias, pero que manana, al cambiar estas, pueda quedar sin ese andamiaje y al perder toda apoyatura, venirse abajo, al foso donde se pudren en silencio libros que se vuelven innecesarios. No olvidemos que el resentimiento es una actitud que solo pueden comprender los resentidos por las mismas "resentidas razones" y por lo tanto esten informados de la prueba a primera mano y en el mismo contexto.

Se trata pues de una actitud del corazon y no del cerebro. O sea, en una razon temperamental, no intelectual. Y al corazon hay que ayudarlo ofreciendole datos universales sin una relacion directa con el tiempo ni con las circumstancias, de modo que el cerebro tambien participe. Pero esto pertenece ya al campo especulativo y quien quita que Zoe tambien en eso tenga razon. Al menos se reconocen facilmente las circumstancias y al cerrar el libro uno se queda con la impresion de haber hecho un recorrido en bicileta china, para precisarlo, y conocido a esos personajes y sentido lo que ellos como si uno tambien estuviese en el libro, en la misma novela, atrapado en esos parrafos donde se habla de "Isla que queriendo construir el paraiso, ha creado el infierno". Es decir donde se habla de mi. FIN


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@freepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1997 - Cuba Free Press, Inc.