Desde dentro de Cuba

Distribuido por El Proyecto Cuba Prensa Libre

19 de julio de 1997

Una Sociedad de Cultura: Pro Arte Musical

En la Cuba republicana de antes del 59, existieron numerosas sociedades que agruparon diferentes sectores de la población. Bien que mal, en ellas se sostenía la sociedad civil de la época, a pesar de las innatas insuficiencias del periodo.

Una mujer que trascendió su origen de clase, Rene Méndez Capote, narró el sufrimiento de unas de las principales de ella al describir:

"Una noche se presentó en mi casa María Teresa García Montes de Giberga. Yo estaba en el patio jugando pelota con mis hermanos. María le dijo a mi madre -- ‘Voy a emprender una obra que hará época: me propongo crear una temporada anual de conciertos en La Habana, y fundaré la sociedad Pro Arte Musical.'

Ibamos de casa en casa de la gente de dinero; los comprometíamos a comprarnos entradas para los conciertos. María Teresa pensó en alquilar el Teatro Nacional, que entonces formaba parte de la sociedad de los Españoles. Y ante la negativa de su presidente, Segustino Baños, alquiló el Pairet.

Trajímos al violinista Nisha Elman, y no cabía un chícharo en el teatro. Fue un éxito rotundo. Entonces María Teresa se propuso fundar una sociedad. Las entradas gratuitas para los estudiantes y 2 ó 3 pesos mensuales de cuota, según el lugar de las localidades."

y, prosigue mas adelante:

"Pro Arte, de la que fuí secretaria durante años, pese a las limitaciones que imponían su origen burgués, ha sido una de las obras de culturas mas importantes de Cuba. Se llegó a fabricar el Teatro Auditorio. Trajímos a espléndidos artistas; y aquellas noches de conciertos pasaron al arca de los recuerdos."

...finalizó la Mendez Capote en su apunte sobre esta agrupación cultural.

Muchos años después, muchísimos cubanos desconocen la existencia de tan descollante sociedad.

Alguien guardó con celo varios números de la revista "Pro Arte Musical", órgano de la agrupación que la editaba. Y de sus páginas amarillentas volvieron a salir los mensajes de un aporte cultural sostenido e inquieto.

En sus páginas redescubrimos rostros de artistas olvidados y conocimos a otros de los que no tuvimos noticias -- por la oportunidad ya pasada. Por el auditorio pasaron la Marcova y la Tebaldi, los mejores conjuntos de la época, y tantos extranjeros como cubanos mostraron su arte teniendo como único criterio de selección su excelencia artística.

Aparte de una labor incesante de difusión cultural que muestran las páginas en los diferentes numeros revisados, se constata una preocupación evidente de profundización en los temas expuestos.

La puesta en escenas de temporadas de óperas, motivó a sus directivos a publicar trabajos sobre la ópera y la zarzuela bastante acuciosos -- "Un Siglo de Opera en Cuba" de Daisy Losa Carrillo, y otro "De La Zarzuela: Una Gran Tradición Española" por Antonio Quevedo, confirma que son ejemplos de ello.

Cada presentación de una artista de renombre daba ocasión a enumerar sus éxitos y a emitir una valoración crítica de su labores artísticas. Aquí hablaron de la Tebaldi como de Propoviss, quien visitó La Habana en 1930, invitado por Pro Arte.

Otra vertiente de su labor fue el trabajo de investigación cultural, como los de María Teresa Linares, "Ensayo Sobre la Influencia Española en la Música Cubana", ganador del premio María Teresa García Montes en 1958, o un preciso estudio de Pablo Hernandez Balaguer, "Ensayo Sobre la Música de Esteban Sara" en uno de sus últimos números en 1961.

Exactamente en este año en un mensaje de la directiva se da a conocer la expropiación forzosa del Teatro Auditorio y sus eficicios contiguos por el gobierno revolucionario, lo que marcó el fín de tan importante obra. Lucas Garve


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org